El Comercio

La huelga de estiba continúa con altos índices de seguimiento

  • Tres de los cuatro barcos con operaciones ayer en El Musel sufrieron retrasos por los paros y la EBHI sigue sin estar afectada por el conflicto

Altos índices de seguimiento admitidos por todas las partes y ausencia de incidentes notables siguen siendo las características del conflicto de la estiba en toda España, que vivió ayer la sexta jornada de huelga, en este caso de media jornada en horas alternas. En El Musel fueron marcados servicios mínimos para dos barcos, uno que carga clínker y otro de línea regular de contenedores, pero fuentes sindicales indicaron que dichos servicios mínimos no llegaron a ser utilizados por las características de la mercancía y el carácter intermitente de los paros, suficiente para despachar los barcos.

Cuatro fueron los buques atracados ayer en El Musel para realizar operaciones comerciales. El 'Mineral energy', atracado en la terminal de graneles sólidos (EBHI), trabajó con normalidad, ya que la terminal granelera no utiliza estibadores y, consiguientemente, no está afectada por la convocatoria de paros.

Dos de los otros tres barcos cargaban mineral y clínker en el Muelle Norte, donde el movimiento de mercancía sigue en aumento, y sufrieron retrasos, si bien solo para el que embarcaba clínker había servicios mínimos pedidos, según informaron fuentes de la Autoridad Portuaria.

Mercancías perecederas

La Secretaría de Estado de Transportes, que es el organismo del Ministerio de Fomento que fija los servicios mínimos en este conflicto, trata de conseguir total normalidad en los casos de mercancías perecederas o peligrosas, en los barcos de pasajeros y en los servicios de abastecimiento a las islas españolas y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Al no encontrarse los barcos atracados en puertos asturianos en esas circunstancias, el seguimiento de la huelga fue total durante las horas incluidas en la convocatoria, según coincidieron en señalar fuentes portuarias y sindicales.

Por otra parte, fuentes consultadas por EL COMERCIO indicaron que es previsible un conflicto «de largo recorrido», en el que los trabajadores quieren evitar atajos y llevar a cabo una huelga plenamente legal que evite la justificación de medidas excepcionales. Cabe destacar, asimismo, que no ha trascendido la apertura de ningún expediente sancionador ni despido por parte de la patronal.

La mayor preocupación y urgencia parece residir en el Ministerio de Fomento, cuyo titular ha advertido ya en varias ocasiones sobre las consecuencias que puede tener la prolongación del conflicto, especialmente en el puerto de Algeciras, que recibe la mayor parte de los contenedores en tránsito.

Algeciras, primer puerto de España por tráfico, es centro logístico de la naviera Maersk para los flujos de mercancía entre China y Europa. Gran parte de su carga solo toca puerto, pues descarga grandes barcos y los contenedores son embarcados a continuación en líneas de distribución (feeder) hacia otros puertos, básicamente europeos. Al parecer, ha anunciado que esos tránsitos los hará desde Marruecos. Asturias no tiene, en principio, ese tipo de riesgos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate