El Comercio
Adrián Conde.
Adrián Conde. / P. CITOULA

Nuevo Roces despide sus fiestas con magia

  • El ilusionista Adrián Conde ofreció un espectáculo cargado de sorpresas que llamaron la atención de niños y mayores

Las fiesta de Nuevo Roces, que empezaron con reivindicaciones, acabaron ayer con magia y una petición al Ayuntamiento. La actuación del mago Adrián Conde centró todas las miradas. «La gente salía muy contenta e impresionada. Los malabares y los números con fuego eran algo espectacular», destacó Óscar Martínez, secretario de la asociación de vecinos de Nuevo Roces, quien adelantó que solicitarán al Consistorio el asfaltado de la zona donde se celebran las fiestas. «Una parte del recinto es grava y la otra césped. Se levanta mucho polvo si sopla el aire, por eso vamos a pedir que se asfalte. Creemos que las condiciones de la zona no se corresponden con la calidad de los festejos», argumentó.

La última jornada se centró en los más pequeños, que disfrutaron de actividades especialmente diseñadas para ellos y de una chocolatada infantil que agotó todas las existencias antes de la clausura de las fiestas.

Otra de las actividades que llamaron la atención de los asistentes fue el concurso de disfraces canino, celebrado el pasado sábado. «Lo introdujimos como novedad este año y tuvo un éxito tremendo. Nos sorprendimos mucho, así que ya estamos pensando en algo que pueda gustar tanto, o más, el año que viene», sugirió Óscar Martínez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate