El Comercio

Una lubina que remata la pelota

Diana Sobrado, Rosa Valle y Begoña Natal, en la presentación del libro.
Diana Sobrado, Rosa Valle y Begoña Natal, en la presentación del libro. / JORGE PETEIRO
  • Ambientado en el mar Cantábrico, nació de las historias que la autora contaba a sus hijas para hacerles más entretenido el momento de la comida

  • La escritora Rosa Valle y la pintora Diana Sobrado editan su primer libro infantil

La lubina Josefina era inicialmente una trucha en los cuentos que Rosa Valle inventaba para entretener a sus hijas durante las comidas y facilitar así que tomaran alimentos que, a priori, no les resultaban muy apetecibles. Cada día, inventaba nuevas situaciones que protagonizaba el simpático pez. «Y al libro llevé la historia deportiva», apuntó ayer la autora en el acto de presentación de 'La lubina Josefina, campeona de voleiglobo', obra con la que se estrena en la literatura infantil.

El lubinín Feldespato, la palometa Enriqueta, el calamar Omar, el jurel Natanael y el bonito Benito son algunos de los personajes que comparten aventuras con la lubina Josefina. Nombres que forman «rimas fáciles» y resultan llamativos a los más pequeños. Porque este cuento está dirigido a los niños de Infantil y los cursos iniciales de Primaria. Elementos cotidianos en la vida real tienen su traslación en el fondo marino, donde se consulta 'aquanet', se habla por 'coralmóvil' y, por supuesto, se suda la camiseta jugando al 'voleiglobo'. El deporte favorito de Josefina y también de Valle, que lo practicó en su época escolar con el equipo de la Asunción.

La lubina, cuando comienza la historia, no se siente bien, está en baja forma. Pero pronto comienza a experimentar los beneficios «físicos, psicológicos y sociales» de practicar deporte. «Se va al Mediterráneo y allí conoce a peces diferentes e incluso dice que está más guapa», relató la escritora. A plasmar este proyecto que nació en la imaginación de Rosa Valle contribuyó la pintora Diana Sobrado, que también se adentró, por primera vez, en el género infantil. «Me documenté sobre como son los peces de verdad. Una vez hecho este trabajo, procuré que fueran llamativos para que empatizasen con los niños. Así fue cómo hice a los personajes», indicó la ilustradora. Personificar animales y objetos es una técnica habitual, buena prueba de ello es otro famoso habitante del fondo del mar, Bob Esponja, apuntó Sobrado. Como las lubinas tienen un color grisáceo poco atractivo para la mirada de los niños, la artista añadió colores primarios para darle un aspecto más divertido.

Próximo proyectos

Distribuido por la firma asturiana Producciones al Norte y diseñado por Brezo Rubín, el cuento inicia ahora su andadura comercial. Aunque las autoras señalaron que no tienen grandes ambiciones en este terreno porque es más una inquietud personal. Y ya tienen en cartera otro libro dirigido al público infantil: 'La niña dragón'. «Una obra más kafkiana», indicó Valle, que está a punto de pasar a la fase de maquetación.

La autora, con una amplia trayectoria en medios y gabinetes de comunicación, también tiene lista una su primera novela, 'Sonarás bajo las aguas'. Un libro que se enmarca en el género negro que le ha supuesto más de tres años de trabajo. «Está ambientado en Gijón, Quintes, Ribadesella y Zaragoza porque quería incluir una ciudad grande no tan tratada en la novela negra como Madrid o Barcelona».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate