9.500 personas llenaron el festival de la Primer Sidre L'Añu

Los ganadores del concurso de sidra celebrado en el Pueblo de Asturias. / E. C.
Los ganadores del concurso de sidra celebrado en el Pueblo de Asturias. / E. C.

El mierense Juan Luis Álvarez gana, por segunda vez, el concurso de sidra casera hecha en madera

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Lleva tres años presentándose a la competición y ya la ganó dos veces. En La Raíz, en Mieres, Juan Luis Álvarez elabora un producto de primera que ayer se llevó el primer premio del VII Concursu de Sidra Fecho en Maera del festival Primer Sidre l'Añu, en el Pueblo de Asturias. El ganador lleva «toda la vida» haciendo sidra casera, desde que le enseñaron unos familiares en Salas. «Pero nunca la conseguí tan buena hasta hará cinco años, cuando hice unos cursos por la Universidad Popular con una profesora muy buena».

Loreto García, de la sidrería El Madreñeru, le transmitió los secretos necesarios para elaborar una sidra verdaderamente «curiosa» de la que esta temporada hizo trescientos litros en fibra de vidrio y cincuenta en madera, «solo para presentarme al concurso». Su hijo Juan Luis Álvarez y sus nietos y nuera le ayudan a recoger la manzana y él la trabaja hasta conseguir un producto que el jurado calificó de «muy equilibrado, sin defectos de acidez ni aromas sucios, con notas más de fruta madera que de flor y un sabor sin adulterar que recuerda a lo artesanal, a la sidra de antaño».

Y eso es precisamente lo que busca conservar este certamen que cada año tiene más participantes: la tradición de usar madera para fabricar sidra como se hacía antes, una técnica que va cayendo poco a poco en desuso por la generalización de los depósitos de fibra de vidrio y de acero inoxidable. «La madera es una sustancia viva que aporta unos aromas y un gusto distinto a la sidra», explicó Marcos Abel Fernández, presidente de la Fundación Asturies XXI y director de la revista La Sidra. Además, «es mucho más difícil hacer sidra en pipas de madera, pero puede salir extraordinaria».

Así lo demostraron las bebidas presentadas por el ganador y los finalistas, el ovetense Josemer Oviñana y el gijonés Ángel Marcos. El festival se cerró ayer con muy buenas cifras de participación, ya que a lo largo del fin de semana lo visitaron 9.500 aficionados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos