Absuelta la mujer acusada de desatender a su hijo por estar «bajo los efectos del alcohol»

La sentencia dictamina que para tratarse de delito «deber ser un comportamiento reiterado y no un hecho puntual, como en este caso»

O. SUÁREZ / G. POMARADA GIJÓN.

La madre juzgada por un delito de abandono de familia, acusada de desatender a su hijo por «estar bajo los efectos del alcohol», ha sido absuelta por el juzgado de lo Penal número 1. En la sentencia, el juez sostiene que para considerarse un hecho constitutivo de delito debe tratarse de un comportamiento reiterado, mientras que en este caso entiende que fueron hechos puntuales, acreditados únicamente por las tres ocasiones en las que la Policía acudió a la vivienda.

Fue en la primavera de 2016 cuando los agentes se acercaron a la casa en la que madre e hijo residían, en la calle de San Nicolás, en Contrueces. Según el escrito presentado por la Fiscalía en el juicio «los días 14 de abril, 21 de mayo y 14 de junio», la mujer se encontraba bajo los efectos del alcohol, lo que le habría impedido atender y cuidar a su hijo, que entonces tenía trece años.

Los policías que participaron en la intervención y que prestaron declaración en el juicio, celebrado el 13 de junio, indicaron que «cuando la mujer abrió la puerta era incapaz de articular palabra. Se sentó en una silla de la cocina; estaba fumando un cigarrillo y en el cenicero no le cabía ni una colilla más, estaba en muy malas condiciones y no podía hacerse cargo del menor».

«Estaba pasando un mal momento y aumenté los tranquilizantes», alegó la exculpada

Por su parte, la mujer alegó que «estaba atravesando un mal momento». «Aumenté la medicación de tranquilizantes y medicamentos. Tomé dos cervezas, como todo el mundo, pero fue una cosa puntual, a mi hijo nunca en la vida lo desatendí», se defendió. Además de negar los cargos que pesaban contra ella precisó que había tomado «pastillas para los nervios, pero al niño jamás le pegué».

El padre, con la custodia

Por su parte, el exmarido de la ahora exculpada y padre del niño indicó que fue el propio menor quien le avisó para alertar a la Policía por el presunto episodio etílico de la mujer. «El crío se tenía que hacer la cena, poner el despertador para ir al colegio, hacerse el desayuno... Estaba desatendido», señaló el padre durante la vista oral. «Me mandaba fotos de latas de cervezas que la madre tenía escondidas por toda la casa», añadió. El hombre tiene la custodia del menor desde julio de 2016.

La Fiscalía había solicitado la retirada de la patria potestad durante seis años por un delito de abandono a la familia, contemplado en el artículo 226 del Código Penal.

Y solicitaba además el ministerio fiscal el pago de una multa diaria de seis euros durante nueve meses, cuota que se hubiera dejado la sanción en 1.620 euros.

Fotos

Vídeos