Absuelto un conductor que quintuplicó la tasa de alcohol en sangre

Absuelto un conductor que quintuplicó la tasa de alcohol en sangre

El juez considera que un medicamento pudo influir en los análisis. No se le pudo hacer prueba de aire por estar laringectomizado

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Absuelto un conductor de un delito contra la seguridad vial pese a que quintuplicaba la tasa de alcohol en sangre. El juez del Penal número 2 ha dictado un pronunciamiento absolutorio para un hombre de 61 años al que la Policía Local sorprendió en marzo de 2017 en la avenida de Eduardo Castro con lo que consideraba las facultades mermadas por la conducción. Se había detenido en un semáforo y era incapaz de reanudar la marcha de su coche.

Los agentes tuvieron como primera intención practicarle una prueba de alcohol en aire espirado, si bien comprobaron que no era viable ya que el conductor estaba laringectomizado. Se optó entonces por hacerle una prueba de sangre en un centro hospitalario.

Arrojó un resultado de 4,23 gramos de alcohol por litro de sangre. El máximo legal para la conducción es de 0,5 gramos, por lo que el ciudadano, supuestamente, quintuplicaba la tasa permitida. El representante del ministerio fiscal solicitaba el pago de una multa de 2.400 euros, así como la privación durante dos años del derecho a conducir vehículos a motor.

Los agentes vieron que no podía arrancar su coche en un semáforo en Eduardo Castro

La defensa, ejercida por el abogado Guillermo Calvo, alegó que el hombre «toma regularmente el medicamento denominado Hidroxil, cuya ingesta puede alterar los resultados en los análisis de sangre ». La impugnación del informe médico, aduciendo interferencias en el resultado de los análisis, ha sido tenido en cuenta por el juez. «La diligencia de síntomas externos debidamente ratificada en el acto del juicio no se aprecia como coherente con los que parece lógico debiera presentar una persona pretendidamente afectada por la elevadísima ingesta de alcohol que se inferiría del resultado de los análisis referencia si aquel no pudiera ser alterada», dice la sentencia, que añade: «Que el acusado no habría desplegado con corrección determinada maniobra de arranque del vehículo bien pudo obedecer, notorio es, a una simple impericia puntual en la conducción carente por sí misma de relevancia criminal alguna».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos