Absuelto un constructor acusado de quedarse con 11.637 euros de un cliente

El acusado, durante el juicio en la Audiencia Provincial. / PALOMA UCHA
El acusado, durante el juicio en la Audiencia Provincial. / PALOMA UCHA

El juez entiende que el dinero se invirtió en la ejecución de las obras de reforma de la casa

O. SUÁREZ GIJÓN.

El tribunal de la Sección Octava de la Audiencia Provincial ha absuelto a un constructor juzgado por una supuesta apropiación indebida de 11.637 euros a un cliente. La Fiscalía solicitaba para el procesado, H. T. A., una condena de 21 meses de cárcel, además del pago de una sanción de 24.000 euros y una indemnización para el denunciante por el importe del que supuestamente se había apropiado.

El magistrado considera que no existió acción delictiva alguna y que el constructor actuó en el marco de la legalidad en los trabajos que le encomendaron en la reforma de una vivienda en la parroquia de Tremañes. La representante de la acusación pública señalaba que «el 5 de abril de 2014 se iniciaron los trabajos de rehabilitación, por lo que los propietarios de la vivienda hicieron sendos pagos de 5.500 y 9.900 euros. En julio de 2014, el procesado se puso en contacto con los clientes, requiriéndoles de forma urgente el abono de 10.000 euros, ya que tenía problemas de liquidez y necesitaba dinero para poder continuar la obra, ante lo que estos, para evitar la paralización de los trabajos, ingresaron el dinero». La Fiscalía señalaba que «ante dicho adelanto sin un progreso correlativo de la ejecución de la obra, los propietarios exigieron al procesado que les proporcionara facturas». Y que, «sorpresivamente, el 30 de julio de 2014 ordenó a los trabajadores abandonar la obra».

La versión del constructor acusado, la que respalda el tribunal, apuntaba que «el dinero adelantado fue para el cálculo de la estructura, hubo una modificación por unos defectos de la estructura y hubo que subcontratar el trabajo de un calculista y luego proceder al refuerzo de la estructura», relató H. T. A. durante el juicio celebrado en marzo en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. El acusado, representado por el abogado José Joaquín García, sostuvo en la vista oral que «hasta el último céntimo que me dieron está invertido en la obra». «Hice lo que fue surgiendo en el proceso de la obra, pero siempre con el consenso de los propietarios, que eran quienes daban el visto bueno y autorizaban todo lo que se hacía. Tenían pleno conocimiento de lo que se iba haciendo», declaró el propietario de la empresa constructora. El tribunal de la Sección Octava ha fallado a su favor al considerar que no aprecia indicios de delito.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos