La acera de Gijón imposible de transitar

La ya de por sí estrecha acera, con una farola instalada en pleno paso. / AMALIA FRANCO

La situación de la carretera Piles-Infanzón ha generado numerosas protestas y la última por su dificultad para transitarla a pie

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El asfalto, la señalización o las aceras. Todo es susceptible de mejora en la carretera Piles-Infanzón (la antigua AS-247), que espera esa reforma integral que el Principado aprobó en mayo, con un importe de 792.554 euros (130.110 euros en 2017 y 662.444 euros en 2018), y que aún no ha llegado. Los vecinos de Somió llevan más de diez años reclamando unas obras que, aseguran, urgen para garantizar la seguridad vial de conductores y viandantes.

El firme de la carretera preocupa y mucho a los conductores, pero la posibilidad de transitar a pie con seguridad por ella se erige como constante motivo de comentario entre los paseantes. Y es que, como demuestra la imagen, no solo las aceras son estrechas e impiden el cruce de dos personas caminando, sino que la estratégica posición de las farolas convierte en una auténtica misión imposible hacerlo empujando un carrito de bebé o con una silla de ruedas.

La reforma integral tiene que servir para que unos, conductores, y otros, viandantes, transiten con seguridad por la siempre polémica carretera.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos