La actual dotación para ayuda a domicilio es inferior al coste del servicio

En 2017 las empresas prestatarias cobraron 3,6 millones de euros, frente a los 3,4 que constan en la prórroga para la atención en 2018

I. V. GIJÓN.

La concejala Eva Illán informó ayer en la comisión municipal de Bienestar Social, en respuesta a una pregunta de IU, que la prestación del servicio de ayuda a domicilio supuso el año pasado un gasto de 3.618.675 euros. La cifra supera en 218.000 euros la dotación que consta en el decreto de prórroga para continuar con esta atención domiciliaria a mayores y dependientes a lo largo de 2018, que es de 3,4 millones de euros.

La diferencia fue destacada por la concejala Ana Castaño, de IU, quien consideró que en estas circunstancias «no será posible atender los compromisos contraídos con los usuarios». Para hacerlo, será necesario recurrir a modificaciones presupuestarias. En 2017, de hecho, la Fundación Municipal de Servicios Sociales inició el año con una reserva para este programa también de 3,4 millones de euros, a los que a lo largo del ejercicio tuvo que añadir mediante modificaciones 885.000 euros más para garantizar la atención a todos los usuarios. Así, se alcanzó un presupuesto final de 4,2 millones de euros de los que se han gastado un 84,4%.

Castaño recordó que, al margen de que la cantidad presupuestada sería insuficiente para este año si se mantuviera el mismo nivel de gasto, para el próximo año se prevé que la cantidad que el Ayuntamiento paga a las empresas prestatarias se incremente aún más. Destacó de hecho cómo el fallido proyecto de presupuestos que se presentó en noviembre a la junta rectora de la fundación reservaba para la ayuda a domicilio una partida de 4,5 millones de euros.

Nuevo convenio

En 2018 será necesario abrir una nueva licitación del servicio de cara a la próxima finalización de los contratos actualmente vigentes con Eulen y Azvase, que recientemente fueron prorrogados por un año. En ella deberán tenerse en cuenta las subidas salariales derivadas de la firma del nuevo convenio del sector, que obligarán a fijar un mayor presupuesto para el nuevo contrato.

Por otra parte, según la concejala, «es previsible que la demanda vaya en aumento como consecuencia del envejecimiento de la población», lo que conllevaría un mayor número de usuarios y, por tanto, más coste. «Para IU es imprescindible asegurar que los programas destinados directamente a la atención de las personas cuenten con la financiación precisa para atender las necesidades detectadas», concluyó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos