El concurso del Acuario de Gijón saca a la luz el deterioro de las instalaciones

Lugares de trabajo. Puertas en mal estado por el contacto con el agua./E. C.
Lugares de trabajo. Puertas en mal estado por el contacto con el agua. / E. C.

La empresa adjudicataria deberá asumir la reparación de los daños causados por filtraciones de agua y la deficiente climatización

M. MORO / A. PRESEDO GIJÓN.

La salida a concurso de la gestión del Acuario de Gijón por quince años ha sacado a la luz el mal estado de las instalaciones de Poniente, que cumplirán el próximo mes de junio doce años abiertas al publico, por un deficiente mantenimiento. El pliego de condiciones de la licitación, publicado en la web municipal, incluye un informe técnico que detalla los daños de diversa importancia y procedencia existentes en el edificio. Acompañado de fotografías, el documento, además de señalar los problemas, indica obras de conservación y mejoras que deben ser asumidas por las empresas que opten a hacerse con la explotación del equipamiento municipal.

El informe concluye que existe un problema en todo el falso techo registrable de las áreas expositivas, que consiste en hinchazón de las placas, abultamientos de la pintura (color negro), manchas de condensación y que es debido a la presencia de agua en el interior del mismo. La arquitecta municipal que firma el documento asegura que la procedencia de ese agua no se llega a determinar porque por todo el espacio hay multitud de conductos en mal estado que producen condensaciones y pérdidas de agua y que también puede ser debido a filtraciones episódicas de las diferentes cubiertas del edificio.

Otra deficiencia en las distintas zonas de trabajo son las variaciones importantes de temperatura debidas a, por un lado, el calor que generan todas las máquinas en funcionamiento y, por otro, las diferentes temperaturas del agua depositada en las peceras. Esto produce condensaciones que deterioran todos los materiales tanto de acabado de paredes y suelos como los conductos y sus fijaciones. Todo lo anterior se resume en un problema general de mala climatización.

Acumulación de óxido

En las cubiertas acristaladas del porche de acceso, zona del Río Atlántico Asturiano, restaurante y terraza panorámica se aprecian depósitos constantes de agua de lluvia con residuos de polución que dan un aspecto de deterioro y que impiden ver las fisuras o la falta de material de sellado. Debido al diseño de las cubiertas, con muy poca pendiente, no se produce la autolimpieza esperada y se produce el efecto contrario de acumulación de agua y residuos.

También hay problemas en la fachada de todo el edificio, realizada en dos materiales totalmente opuestos. Por un lado, está el tablero de lamas de baquelita Prodema en perfecto estado y, por otro, un panel composite de acero inoxidable que presenta un ligera capa de residuos adheridos a su superficie que están comenzando a deteriorarlo en forma de óxido.

Para subsanar estas deficiencias se proponen un conjunto de actuaciones que incluyen impermeabilizaciones, arreglos de desperfectos, modificación de sumideros y canaletas, cambios de tuberías, retirada de la capa de óxido de la estructura de las cubiertas acristaladas...

Las empresas interesadas en esta licitación tienen de plazo hasta el 2 de abril para presentar sus ofertas. El Ayuntamiento ha fijado un canon de concesión mínimo de 5.000 euros al año. Es obligatorio presentar un plan integral de gestión del servicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos