Libertad bajo fianza para el acusado del atropello de Somió al no apreciarse riesgo de fuga

Libertad bajo fianza para el acusado del atropello de Somió al no apreciarse riesgo de fuga
Arriba, un ramo de flores recuerda el lugar en el que atropellaron a Juan Fombona, en Somió. Abajo, una imagen de la víctima. / PALOMA UCHA

El juez le impone a Álvaro Ablanedo, que tiene el pasaporte retirado, la obligación de acudir a firmar al juzgado dos veces al mes

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

En libertad provisional bajo fianza de 5.000 euros, con el pasaporte retirado y con la obligación de comparecer en la sede judicial cada quince días. El titular del juzgado de Instrucción número 5 ha autorizado la salida de prisión de Álvaro Ablanedo tres meses y medio después de que fuese encarcelado como presunto autor del atropello mortal del que era su mejor amigo, Juan Fombona, de 38 años. Está acusado de homicidio imprudente, conducción bajo los efectos del alcohol y omisión del deber de socorro, a expensas de que la tipificación de los delitos pueda cambiar durante la fase de instrucción en la que ahora se encuentra el procedimiento. Tras abandonar la cárcel el miércoles por la tarde, ayer por la mañana acudió al Palacio de Justicia para cumplir con sus obligaciones de firmar cada dos semanas.

Álvaro Ablanedo ingresó en el centro penitenciario de Asturias el pasado 5 de diciembre. La Fiscalía basó su solicitud de internamiento al apreciar riesgo de fuga, la gravedad de los hechos que se le atribuían y su falta de colaboración. Fue detenido tres días después de que Juan Fombona fuese encontrado muerto en la avenida de Dionisio Cifuentes con heridas de extrema gravedad que no pudo superar. Había sido atropellado y el causante del accidente huyó, dejándole en la calzada mientras se debatía entre la vida y la muerte. Fue el guardia de seguridad de una finca cercana el que encontró al herido y alertó a los servicios de emergencia. Los sanitarios del SAMU no pudieron hacer nada para salvarle. Sufrió lesiones de extrema gravedad en la cabeza y la espalda.

El análisis de los restos del vehículo que quedaron en la calzada y las imágenes recogidas en las cámaras de videovigilancia del entorno, así como las declaraciones de las últimas personas que vieron con vida a la víctima llevaron a los agentes de la Policía Local a identificar al sospechoso: el amigo con el que Juan Fombona había salido a cenar la noche de autos y con quien estuvo hasta la madrugada alternando en un pub de Somió.

A 300 metros de su casa

Cuando se personaron en su domicilio, en la parroquia de Somió, a escasos trescientos metros de la casa de la víctima y a menos de un kilómetro de donde tuvo lugar el atropello mortal, localizaron el vehículo con el que presuntamente arrolló a la víctima. Presentaba desperfectos en las partes delantera e inferior compatibles con el accidente.

Desde el principio Álvaro Ablanedo se negó a declarar y aseguró que no recordaba nada de la noche del accidente. No acudió ni al tanatorio por el velatorio de su amigo ni tampoco al funeral que se celebró en la iglesia de San Julián de Somió. Se excusó alegando que se encontraba hundido por lo ocurrido, si bien en ningún momento reconoció los hechos. Fue precisamente dos horas después de la misa cuando fue detenido por los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV).

Las investigaciones apuntaron a que el atropello fue circunstancial y no existió intencionalidad. Así lo ratificaron los funcionarios policiales ante el juez instructor. La salida de prisión del único acusado de la muerte de Juan Fombona ha causado un importante pesar en el entorno de la víctima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos