El acusado de dejar tuerto a golpes a un vecino de Gijón alega legítima defensa

El Ministerio Público ha pedido que el acusado abone a la víctima 64.960 euros y 2.845 euros al Sespa, mientras que la acusación particular eleva la indemnización a 98.605 euros

EFE

El acusado de un delito de lesiones por agredir a un hombre de 69 años y dejarle tuerto, hechos por los que se enfrenta a una condena de diez años y medio de prisión, ha alegado hoy en el juicio que actuó en legítima defensa.

Según el testimonio que ha dado en la vista, celebrada en Sección Octava de la Audiencia provincial, el procesado, de 47 años, se "defendió" de la víctima que le atacó con una pala, cuando intentó mediar en una discusión que éste mantenía con una vecina.

La defensa, que ha pedido la libre absolución, ha atribuido las lesiones, explosión del globo ocular y traumatismos en la cabeza, rostro y tórax, a que el hombre cayó varias veces al suelo durante la disputa.

La víctima ha reconocido haber tenido una discusión con una vecina y ha asegurado que el agresor, que estaba arreglando un tejado en una casa, bajó y le agredió haciéndole "perder el conocimiento" hasta que se recuperó y pudo llamar a la Policía.

La Fiscalía y la acusación particular han pedido una pena de diez años y medio de cárcel por un delito de lesiones con el agravante de reincidencia, indemnizaciones por daños y secuelas y el pago de los gastos sanitarios.

El Ministerio Público ha pedido que el acusado abone a la víctima 64.960 euros y 2.845 euros al Sespa, mientras que la acusación particular eleva la indemnización a 98.605 euros.

En el juicio han testificado la mujer con quien la víctima "discutía día si y día no", un vecino de la calle Camino de las Maravillas de Gijón donde ocurrieron los hechos el 1 de marzo del 2017, amigo del acusado, dos agentes de la Policía Nacional y dos médicos forenses.

La mujer ha dicho que no recordaba lo sucedido, aunque ha reconocido la declaración que hizo en la fase de instrucción, en la cual aseguró que había sido la víctima quien "agredió" al procesado.

El vecino, propuesto como testigo por la defensa, mantuvo su versión de que ha sido el hombre mayor el agresor y que cayó varias veces al suelo porque "estaba bebido".

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, por contra, negaron haber hallado indicios de que el hombre, que tenía la cara ensangrentada, estuviera bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Los forenses han dicho que las lesiones, contusión en la cara con estallido del globo ocular y traumatismos en la cabeza y el tórax, fueron provocadas por golpes contundentes con un objeto romo.

La Fiscalía y la acusación particular han considerado que las declaraciones de los testigos de la defensa "carecen de credibilidad" dada la relación de enemistad de la vecina con la víctima y la de amistad de otro vecino con el acusado.

La defensa ha justificado su petición de libre absolución en las contusiones que presentaba su cliente en el pabellón de la oreja izquierda y en una mano, como prueba de que "se defendió de un ataque".

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos