Acusan al Hospital de Cabueñes de un contagio de conjuntivitis vírica

«Me dijeron que tenía una conjuntivitis vírica aguda que había cogido en el hospital en la visita anterior porque tenían epidemia vírica desde hacía un tiempo»

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Un gijonés de 65 años ha presentado una reclamación en la gerencia del Área Sanitaria V tras haberse contagiado de conjuntivitis vírica en el Hospital de Cabueñes. Miguel Ángel Suárez relata en su queja que el pasado 27 de julio acudió a los servicios de Urgencias, donde se le diagnosticó un desprendimiento de vítreo, por lo que le fueron aplicados unos colirios. A los cuatro días, explica, se le inició una inflamación en el ojo derecho, por lo que volvió a Urgencias el 5 de agosto. En esa segunda ocasión, «me dijeron que tenía una conjuntivitis vírica aguda que había cogido en el hospital en la visita anterior porque tenían epidemia vírica desde hacía un tiempo».

Suárez hace constar en su queja su sospecha de que el contagio se produjo al aplicársele los colirios desde unos envases reutilizables, no desechables. Una posibilidad que el jefe de Oftalmología de Cabueñes, Crisanto Alonso, considera «improbable». En primer lugar, explica, porque las gotas que se emplean en casos de desprendimiento de vítreo (para favorecer la dilatación) no se usan en pacientes con conjuntivitis. En segundo lugar, porque los envases no entran en ningún momento en contacto directo con los ojos. «El vehículo de transmisión más frecuente son las manos», remarca el oftalmólogo, que añade que el contagio intrahospitalario «pudo producirse en cualquier momento y en cualquiera de las salas en las que estuvo».

Desde que, en julio, se apreció una epidemia de conjuntivitis vírica en Gijón, son varios los afectados que se han contagiado en el propio hospital, reconoce Crisanto Álvarez, que insiste en la importancia de lavarse frecuentemente las manos como mejor medida de profilaxis.

Fotos

Vídeos