Adaptaciones de la realidad

Ya rige la disminución del IVA que grava el precio de las localidades de los espectáculos, excluido el cine. Pero está por ver que ese descenso en el tipo impositivo, desde el 21% anterior al 10% actual, beneficie al espectador. Hasta ahora no hay noticia de que, en simultaneidad con el descuento fiscal, mengüe el precio de las entradas. Las empresas podrían bajar los precios en proporción a la merma del porcentaje del impuesto, y de ese modo aumentar el número de espectadores y las ganancias del negocio. No parece descabellado barruntar, sin embargo, que la tendencia no será esa, y los beneficios de la rebaja solo tendrán repercusión positiva en las cuentas empresariales.

No es una nimiedad el cambio operado. Algún ejemplo puede servir para darse una idea de su repercusión en el ámbito económico afectado. Un abono para la feria taurina de Begoña que en 2016 al abonado le costaba 265,5 euros incluía 46,07 euros por IVA, de modo que a la empresa le quedaban 219,42 euros. Imagínese, en un rapto de ingenuidad, que este año se mantiene ese precio para el público. De los 265,5 euros solo 24,14 corresponderán al IVA y a la empresa le quedarán 241,36, esto es, 21,44 euros más que antes de la rebaja.

En el caso de las entradas más caras para el concierto de Sabina en Gijón, que se venden a 90 euros, precio fijado antes de ser aprobada la reducción impositiva, con el IVA al 21% (15,61 euros) la empresa percibiría 74,38 euros netos, pero al aplicar la nueva norma el gravamen del 8% de IVA supone 8,18 euros, lo que deja para la empresa 81,82 euros, es decir, 7,44 euros por localidad más que antes de la rebaja. Por su parte, el Sporting anunció antes de estar en vigor esa rebaja que cobrará 475 euros por el abono más caro la próxima temporada. Si el IVA siguiera al 21%, la sociedad anónima deportiva recaudaría 82,43 euros para Hacienda y se quedaría con 392,56 euros del precio de cada uno de esos abonos, pero como la bajada del impuesto ya es un hecho, de cada 475 euros que cobre la entidad rojiblanca se quedará con 431,81 y entregará 43,18 al erario, con lo cual obtiene una ganancia de 39,25 euros por abono en relación con la situación anterior.

Está claro a quién beneficia la rebaja del IVA, planteada por la propaganda del 'show business' como poco menos que una conquista social mientras que en la práctica solo significa un incremento de los beneficios empresariales, sin ventaja alguna para el espectador, pagano final en todo caso.

Lo anterior constituye un ejemplo de descripción de la realidad adaptada a intereses económicos sectoriales. Igual que el reciente acuerdo de la Junta General del Principado de autorizar la publicidad, en espacios públicos, de bebidas alcohólicas con graduación inferior a 20 grados. So pretexto de no perjudicar a la producción autóctona, sidra y vino de Cangas, habrá barra libre publicitaria para toda clase de vinos y cervezas; la sidra asturiana, la vasca y la de Bretaña, el vino de Cangas, el rioja, la manzanilla y el ribeiro Todo ello en el marco de una norma legal de ambigua denominación, la Ley de Atención Integral en Materia de Drogas y Bebidas Alcohólicas. Pero la legalidad no puede enmascarar la realidad de que con el consumo de vino, sidra o cerveza es posible adquirir la condición de alcohólico. Dar facilidades publicitarias para estimular ese consumo, e incluso fomentarlo con la organización de tinglados como el festival de la sidra que se celebra cada año en Gijón, a la vez que se apoya y subvenciona la lucha contra el alcoholismo, es una palmaria muestra de incoherencia.

Fotos

Vídeos