Agrede a los policías que trataban de rescatar al perro que estaba pateando en Gijón

Arriba, el edificio ocupado del barrio del Carmen. Abajo, interior de uno de los pisos.
Arriba, el edificio ocupado del barrio del Carmen. Abajo, interior de uno de los pisos. / P. CITOULA / D. ARIENZA

El animal llegó a morder a uno de los agentes tras ser azuzado por su propietario, un okupa del edificio abandonado de la plaza del Presi

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Un individuo de treinta años, habitante del edificio okupa de la plaza del Presi, en el barrio del Carmen, fue detenido en la madrugada de ayer por patear a su perro y agredir a los policías que intervinieron para poner a salvo al animal. Fue una mujer la que requirió la presencia de los agentes al ver cómo el hombre «estaba maltratando al animal en la calle». Cuando la testigo le recriminó su actitud hacia el perro, esta persona «se mostró muy violenta e intentó agredirla», según señalaron fuentes de la Comisaría de El Natahoyo.

Cuando los funcionarios llegaron al lugar, vieron al mismo individuo «dándole patadas al perro; solo se detuvo ante los insistentes requerimientos de los agentes». En el momento en el que se pusieron en contacto con el lacero municipal para que se hiciera cargo del perro, «el dueño se alteró y les acometió violentamente». Llegó a azuzar al animal para que atacase a los policías, extremo que consiguió ya que el perro mordió a uno de los agentes en una pierna.

«El animal, obedeciendo a las órdenes dadas por el dueño, se abalanzó sobre uno de los policías y le mordió en una pierna, a la altura del gemelo», explicaron fuentes de la Comisaría de la Policía Nacional. «Con mucho esmero y especial cuidado, se pudo contener al animal y meterlo en el vehículo policial hasta la llegada del lacero municipal», añadieron las mismas fuentes. La complicada intervención concluyó con el arresto del propietario del animal, que se enfrentó física y verbalmente contra los funcionarios». Contaba con doce arrestos anteriores por amenazas, atentado y malos tratos en el ámbito familiar.

Llamada de una testigo

El perro, por su parte, fue llevado al albergue municipal de animales, en Serín. Se le busca ahora una familia adoptante que le pueda aportar un entorno tranquilo y seguro al animal. La llamada de la testigo a la Policía posibilitó que éste fuese liberado de su presunto agresor.

No fue el único incidente protagonizado por los okupas del edificio de la plaza del Presi en los últimos días. El pasado fin de semana, un individuo insultó y amenazó a una mujer de edad avanzada. «Siguen sin tomar medidas. Parece que hasta que no pase algo grave no van a hacer nada y luego vendrán las lamentaciones», inciden los vecinos del barrio del Carmen, que llevan más de un año denunciando los problemas derivados de la okupación del edificio, propiedad del 'banco malo' desde que la empresa constructora quebrase.

Fotos

Vídeos