«No la agredí con nada, fue una pelea en la que las dos nos tiramos del pelo»

La procesada, ayer, durante el juicio. /  DAMIÁN ARIENZA
La procesada, ayer, durante el juicio. / DAMIÁN ARIENZA

La joven acusada de agredir a otra en un pub en Fomento niega haberle provocado las graves heridas por las que afronta catorce meses de prisión

O. SUÁREZ GIJÓN.

«Nos peleamos y nos agarramos del pelo las dos, pero no le corté con nada, no sé cómo se pudo hacer esas heridas». La joven de origen ucraniano acusada de agredir a otra chica en un pub de Fomento en octubre de 2016 mantuvo ayer su inocencia en el juicio celebrado en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. El representante del ministerio fiscal solicita para la procesada un año y dos meses de cárcel por un delito de lesiones, mientras la acusación particular eleva la petición de la pena hasta los seis años al considerar que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa.

La acusada aseguró que no llevaba «nada en las manos en el momento de la pelea», una versión que compartió la propia víctima, quien en su declaración ante el magistrado Bernardo Donapetry manifestó que «en ningún momento la vi con nada en la mano». Quedó la duda de cómo sufrió la víctima la grave herida en el cuello y por la que en la actualidad presenta una cicatriz de catorce centímetros de longitud.

Los médicos forenses que declararon en la vista oral explicaron que la lesión era compatible «con un objeto inciso cortante» y que «es muy poco probable que se lo pudiese hacer con una pulsera», que era lo único que la procesada aseguró llevar en el momento de los hechos.

Declararon durante el juicio varios testigos que esa noche se encontraban en el establecimiento hostelero ubicado en la calle de Rodríguez San Pedro. Ninguno dijo haber visto a la chica que ayer se sentó en banquillo de los acusados portando una navaja o un vaso roto.

5.760 euros por las secuelas

Además de la pena de prisión, el fiscal solicita para la acusada que indemnice a la perjudicada con 460 euros por los días que tardó en curarse y con 5.760 euros por las secuelas que sufre. La víctima fue atendida en un centro hospitalario y tardó diez días en recuperarse de sus lesiones, por las que presenta una cicatriz en el cuello y otra en la ceja. El juicio quedó visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos