Ahora, ahora, ahora Grupo, ahora

CARLOS PRIETOGIJÓN.

El Grupo Covadonga celebra hoy una asamblea trascendental que decidirá en buena medida el futuro de la entidad. Los socios decidirán si el club aborda la compra de los 4.726 metros restantes de la finca de La Torriente –la otra mitad fue adquirida en 2015–, para completar una superficie de 9.000 metros cuadrados colindantes con el club y que le permitirían reordenar, potenciar y modernizar las instalaciones, solucionando los problemas de saturación que sufren algunos equipamientos, especialmente en los meses de verano, tras un crecimiento excesivo del número de socios en los últimos años que acabó por desbordar a la entidad. Además, en caso de que se adquiriera la finca, el Grupo no solo ampliaría sus metros cuadrados sino que crecería en la dirección que quieran sus socios, ya que la directiva se ha comprometido a contar con su opinión y con la de las distintas secciones deportivas para la distribución y destino del nuevo espacio. Una finca en forma de corazón y por la que llevan suspirando todos los presidentes que ha tenido la entidad en las últimas décadas.

La compra de La Torriente no es asunto baladí y quiero dejar unas reflexiones que espero animen a una gran participación en la votación de hoy.

En primer lugar, es indiscutible que el Grupo se ha quedado pequeño en la sede de Las Mestas, especialmente en periodos de vacaciones escolares y a determinadas horas de la tarde. No es una apreciación mía, sino que también es la de los últimos presidentes del club. Todos, sin excepción, han tratado durante sus mandatos de adquirir La Torriente, posibilidad que se truncó, bien por motivos económicos, bien por la negativa de sus propietarios a venderla.

En segundo lugar, las opciones del Grupo para crecer en su entorno se reducen a esta finca. Nos guste o no. Ni más ni menos. Dos oportunidades tuvo el club para expandirse en su perímetro y las dos se dejaron escapar. Una, en dirección a Viesques, detrás del espacio que ocupa la galería de tiro con arco, en una parcela que hubiera permitido al club llegar a la calle Poeta Ángel González y disfrutar de dos grandes fachadas. La otra, anterior en el tiempo, cuando se pudieron comprar los terrenos del viejo canódromo, en la Carretera de Villaviciosa, donde ahora se ubica el colegio Clarín. En ambas ocasiones, y por distintos motivos, el Grupo no culminó la ampliación. Fueron dos ocasiones perdidas que hoy nos dejan una sensación de rabia por la ocasión perdida. Ahora llega la tercera y última oportunidad: 9.000 metros cuadrados para el Grupo del siglo XXI.

En tercer lugar, tras la compra de la mitad de La Torriente hace dos años, no tiene sentido, y sería un dislate, no completar la adquisición completa de la finca. Habría sido entonces la primera una compra estéril, dada la catalogación urbanística del terreno. Además, la parte que ahora se compra es la colindante con las actuales instalaciones, lo que da sentido y completa la adquisición anterior. Estimo por tanto que la compra de La Torriente no sería un éxito limitado a la actual directiva, sino que debe extenderse a la anterior y, también, a todos los deportistas, quienes serán realmente los beneficiarios de poder disfrutar de un Grupo aún mejor.

Y, en cuarto lugar, considero que las condiciones económicas para su compra son muy ventajosas y, además, no conllevan ningún peligro para las finanzas del club, con un préstamo hipotecario por 1.400.000 euros a pagar en veinte años, con dos de carencia.

Hoy, los grupistas tenemos ante nosotros el reto único de crecer en nuestro entorno, de asegurarnos un futuro aún mejor para la entidad en una operación irrepetible que estimo presenta muy pocas dudas. Hoy el Grupo juega un partido para que el que necesita una participación masiva de sus socios. Hoy toca arriesgar, mirar al futuro, imaginarse un Grupo más grande y con más posibilidades. Hoy toca ganar y, para ello, permítanme arrogarme del mítico cántico que El Molinón entonaba para motivar a Quini en busca del ansiado gol para transformarlo en una llamada de aliento, de impulso para los retos que afronta nuestra querida entidad: Ahora, ahora, ahora Grupo, ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos