Alarma en el centro residencial de Cabueñes a causa de un incendio

Los bomberos recogen el material una vez sofocado el incendio, que se originó en la sala de mantenimiento del centro. / FOTOS: JOSÉ SIMAL

Los bomberos emplearon media hora en sofocar un fuego que se originó por un cortocircuito en la sala de mantenimiento del centro. No hubo heridos

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Cuando empezó a sonar la alarma y vimos todo el humo que salía nos temimos lo peor... Menos mal que al final todo quedó en un susto». Los trabajadores y usuarios del Centro Residencial de Cabueñes vivieron en la tarde de ayer un importante sobresalto después de que un cortocircuito provocase un incendio en la sala de mantenimiento de la instalación, que acoge a mayores y personas con discapacidad y se ubica justo frente al tanatorio.

Hasta el lugar se trasladaron dos dotaciones de bomberos y varias patrullas de la Policía Local. El principal temor era que el incendio se extendiese y obligase a desalojar a los residentes, la mayoría de los cuales presentan problemas importantes de movilidad. Finalmente, no fue necesario.

Según explicaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Gijón, los propios trabajadores del centro trasladaron a un lugar lo más apartado posible dentro de la instalación a las personas que se encontraban más cerca del foco del siniestro. Nadie resultó afectado. Los técnicos del Servicio de Salvamento, Extinción de Incendios y Prevención emplearon aproximadamente media hora en sofocar el incendio y ventilar la estancia en la que se originó, una zona reservada a los trabajadores en la planta baja del inmueble. Utilizaron equipos autónomos y de ventilación para conseguir sacar al exterior la densa humareda que se había acumulado en el habitáculo.

El incidente se desencadenó poco después de las cinco de la tarde. Los primeros en percatarse del incendio fueron el personal de mantenimiento y el de recepción. «En cuanto detectó el humo, el sistema de alarma empezó a sonar en todo el recinto y ya vimos que marcaba una determinada zona. Fuimos a comprobar qué ocurría y ya vimos que salía humo por debajo de una puerta y que olía muchísimo a plástico quemado. Llamamos a los bomberos y la verdad es que llegaron muy pronto y evitaron que el susto acabase en desgracia», contaba una trabajadora del centro, quien asegura que era «la primera vez» que sufrían una emergencia de esta índole.

El incendio hizo que el centro de mayores y discapacitados se quedase sin corriente eléctrica. Los técnicos de la empresa EDP trabajaron durante toda la tarde para solucionar la avería y devolver el suministro de electricidad al equipamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos