Aliviaderos por los que salió el vertido hacia la playa de San Lorenzo

EL COMERCIO