La alta contaminación en El Lauredal obliga a encargar un estudio específico

Parque de El Lauredal, rodeado de edificios y con una nube de aire sucio sobre la ciudad. / DAMIÁN ARIENZA

Los vecinos, Xixón Sí Puede, Ciudadanos e IU respaldan las cámaras para vigilar a la industria y ven un «cambio a mejor» en el plan del aire

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Uno de los aires más sucios por micropartículas inferiores a las diez micras (PM10) se respira en el parque de El Lauredal, en Jove. Es lo que reveló la campaña realizada por el Principado durante cinco meses, con un laboratorio móvil de análisis aparcado en la zona. Captó una concentración media de 40 microgramos por metro cúbico; un solo microgramo más y el enclave presentaría valores por encima de lo legalmente permitido. El resultado es superior en un 35,1% al de las estaciones fijas más próximas, las de la avenida Argentina, Tremañes y Jove, con el agravante de que la primera es la que peores resultados suele ofrecer en toda la red pública de medidores del concejo.

Cinco meses de trabajo bastaron también para que el laboratorio anotara en 32 jornadas promedios diarios de PM10 por encima de lo permitido para los ciclos de 24 horas. La normativa permite un máximo de 35 incumplimientos de este tipo en todo el año.

Los técnicos del Principado certificaron que el lugar «no presenta la evolución típica de los entornos urbanos», dado que sus peores momentos son en la noche, especialmente en los meses de frío. Respecto al resto de estaciones «los valores de fondo registrados son superiores incluso alcanzado el doble en la campaña invernal», constata su informe.

«Parece que la estación de El Lauredal está afectada por el impacto de un foco de PM10 mayoritario muy cercano que no influye en la misma proporción en los valores registrados en las otras estaciones del entorno», concluyen. Su hipótesis es que esa polución tiene su origen en las industrias gijonesas, según las estimaciones que hacen de la dispersión del PM10 por todo el concejo.

Para pasar de la suposición a la certeza, el Plan de Calidad del Aire aprobado el miércoles recoge la realización de un estudio que determine el origen de las micropartículas y defina «la posible zona de actuación». El trabajo se presupuesta en unos 93.000 euros, el objetivo es que esté antes de junio de 2018 y que la campaña incluya también un análisis similar de la base de ArcelorMittal en Monteana. Esa estación «sigue registrando un elevado número de días al año en los que se supera el valor límite de concentración media diaria de partículas PM10».

«La letra del documento»

En una primera valoración del plan, las diecisiete medidas que anticipa suenan bien a la Federación Vecinal Urbana (FAV), Xixón Sí Puede, IU y Ciudadanos. «En ocasiones la letra del documento está bien, pero luego falla su materialización; estaremos vigilantes», indica el presidente de la FAV, Adrián Arias.

«Es un avance que el Principado acepte medidas que antes ni se planteaba, como por ejemplo la colocación de cámaras vigilando a la industria; eso es un éxito del movimiento vecinal y ecologista», indica. Con todo, el presidente de la FAV reivindica que esas imágenes se ofrezcan en internet, en abierto, «como ya se hace con las cámaras de tráfico».

El Principado colocará cámaras en Aboño y la ZALIA. «Harían falta otra más en Veriña y otra en Tremañes mirando hacia Cenero», insta David Alonso, de Xixón Sí Puede. Para esta formación «el elemento fundamental es revisar las autorizaciones ambientales integradas y su ajuste». Recuerda el edil que en su día el Principado se felicitó de la rápida elaboración de estos permisos, «pero fue un error, ahora su revisión es necesaria». La clave, en todo caso, será «la voluntad política de tomar decisiones valientes que secunden estas medidas».

«Por fin se refuerza el plan de calidad, en el anterior había cosas que fallaban y habíamos pedido que se le dieran la vuelta», apunta Ovidio Zapico en representación de IU. El diputado se felicita de que parte de las alegaciones planteadas fueran recogidas aunque se duele de que «nosotros tenemos un planteamiento más ambicioso para El Musel, que ahora apoya también la alcaldesa, y por el que seguiremos peleando».

Los tres, como el concejal de Ciudadanos José Carlos Fernández Sarasola, ven en el nuevo plan «un cambio a mejor respecto a la etapa de Belén Fernández», la consejera que dimitió en junio. «La consejería mueve ficha, y lo tiene fácil porque aquí lo que hizo en la materia no dio para mucho, pero habrá que seguir estudiando el tema, sobre todo el de las partículas sedimentarias», aprecia el edil de Ciudadanos.

Más noticias

Fotos

Vídeos