340 alumnos de seis centros participarán en la segunda edición de la Liga de Debate

David Vega, a la izquierda, posa junto a José Carlos Fernández Sarasola, Sofía Cosmen, Marina Pineda, Ana Castaño, Jesús Martínez Salvador, Eva Illán y varios profesores y alumnos de los institutos. / SIMAL
David Vega, a la izquierda, posa junto a José Carlos Fernández Sarasola, Sofía Cosmen, Marina Pineda, Ana Castaño, Jesús Martínez Salvador, Eva Illán y varios profesores y alumnos de los institutos. / SIMAL

El proyecto, que ya tuvo su experiencia piloto el pasado curso, servirá para potenciar la oratoria de los estudiantes de primero de Bachillerato

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Con la intención de fomentar el debate, el libre intercambio de ideas y la pérdida de miedo a hablar en público, la Liga de Debate Escolar llega por segundo año consecutivo para retar las capacidades de los alumnos de primero de Bachillerato de Gijón. Después de la experiencia piloto del año pasado, que involucró al Padre Feijoo y al Mata Jove, ayer se presentó en el Ayuntamiento un ambicioso proyecto donde se encontrarán hasta seis centros de la ciudad.

«La experiencia del año pasado nos mostró que la implicación de los alumnos, los profesores e incluso de los padres ha sido máxima. Visto el éxito, queremos que la liga siga creciendo en el futuro por los alumnos y alumnas de la ciudad», explica David Vega, integrante de la asociación Habla Gijón, encargada de organizar al proyecto junto al Ayuntamiento. El año pasado, los alumnos de los dos centros de La Calzada tuvieron que preparar argumentos a favor y en contra de la cuestión '¿La diversidad cultural enriquece el sistema educativo español?'. Unos minutos antes de comenzar el debate, el jurado sorteaba qué postura defendía cada equipo, dando un corto margen de maniobra para que los jóvenes comenzasen a intercambiar argumentos creíbles ante rivales y jurado.

Este año, 340 alumnos del Padre Feijoo, Mata Jove, Roces, Montevil, Calderón de la Barca y Fernández Vallín competirán con el objetivo de participar en la gran final de mayo, que previsiblemente será en el Teatro Jovellanos. «Será muy importante para recoger propuestas e inquietudes entre los jóvenes y para que adquieran habilidades muy importantes para su día a día», destacó durante la presentación Jesús Martínez Salvador, concejal de Juventud.

Así, los seis centros participantes formarán varios equipos que recibirán hasta nueve sesiones de formación para comprender los principios básicos del debate, organizar mejor sus argumentos y manejar los nervios de cara al debate público. «A la final acudirán los seis mejores equipos de cada centro. De estos seis, solo dos competirán en última prueba», explica Vega.

Temas de actualidad

Estos meses servirán, por tanto, para adquirir conocimientos teóricos sobre dialéctica y, además, para que los alumnos se mantengan atentos a la actualidad. «Las cuestiones que les presentaremos estarán relacionadas con asuntos actuales. La idea no es que se confronten por los temas, sino que los jóvenes se reten en un juego donde se contraponen las habilidades de oratoria, nada más», concluye Vega. Los equipos que participarán en cada debate estarán formado por entre tres y cinco alumnos.

Para calentar motores, los distintos tutores que supervisan los cursos implicados tendrán que proponer 'simulacros' a sus alumnos para que se fogueen de cara a las pruebas oficiales. Las preguntas, eso sí, tendrán que ser de carácter local y neutro, en las que ambas posturas puedan defenderse en situación de igualdad. Todo ello, con la intención de formar a los más jóvenes en el valor y disfrute de un buen intercambio de ideas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos