Álvaro Bueno gana la primera batalla por su expulsión del Botánico

Un informe de Inspección de Trabajo concluye que la empresa Divertia incurrió en una "infracción muy grave" al vulnerar su dignidad

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

A finales del año pasado, la empresa municipal Divertia, que gestiona el Jardín Botánico Atlántico de Gijón, decidió prescindir de Álvaro Bueno, argumentando problemas de índole personal con el experto en botánica, y del resto de miembros del equipo científico, encabezado por el director científico, Tomás Díaz, exdecano de la Facultad de Biología. Ya semanas antes, en noviembre de 2016, las tensas relaciones de Álvaro Bueno con algunos de los trabajadores municipales del Botánico, en concreto con Susana Noriega, responsable de Mantenimiento, y Pedro Avello, jefe de la oficina administrativa, le habían llevado a presentar una denuncia por acoso.

Ahora, Inspección de Trabajo ha concluido que, en este caso, Divertia incurrió en una infracción muy grave al vulnerar la dignidad de Álvaro Bueno, que había accedido al cargo de conservador en 2016 mediante un concurso público. El expediente, que ya obra en poder de todos los grupos del Ayuntamiento y de la Universidad de Oviedo, señala en concreto a Pedro Avello y al presidente de Divertia, el concejal Jesús Martínez Salvador. Del primero señala que "adoptó decisiones impropias de su puesto y del todo inadecuadas", que "desautorizó y desacreditó públicamente sin argumento alguno a Álvaro Bueno, poniendo en entredicho su prestigio profesional, del que no consta tacha alguna".

Inspección de Trabajo también reprocha al concejal de Foro que, para resolver el problema por las tensiones que hubieran podido surgir en el día a día de los trabajadores del Botánico, "lejos de abordarlo en profundidad y plantear posibles soluciones reales, dio por finalizado el convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad de Oviedo bajo argumentos de muy poca solvencia, lo cual determinó la salida inmediata del personal de la Universidad y la finalización del contrato de Álvaro Bueno con la Universidad de Oviedo vinculado al Jardín Botánico". Asimismo, da por hecho que, "de manera tácita", se vetó a Bueno en el proceso para cubrir el puesto de horti curator (conservador) que se abrió a partir de su expulsión del Botánico "sin considerar los principios de igualdad, mérito y capacidad en virtud de los cuales ocupaba esa plaza desde 2016".

Concluye por tanto el informe que la dignidad de Álvaro Bueno "ha sido vulnerada por la inacción de la dirección de Divertia", a la que acusa de no haber impedido que uno de sus trabajadores, el referido jefe de la oficina administrativa, "se extralimitara en sus funciones y lo desprestigiara públicamente, sin el respeto debido y vulnerando su honor".

Fotos

Vídeos