El alzhéimer se duplica en una década, con 20.000 afectados

Antonio Molejón, Concha Mena y Eva Illán durante la ponencia en el Antiguo Instituto. / PALOMA UCHA

La asociación de familiares de enfermos advierte de que el Principado «tiene una bomba de relojería entre las manos»

GLORIA POMARADA GIJÓN.

El 21 de septiembre es la fecha reservada en el calendario por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para mirar de frente a una enfermedad olvidada y silenciosa como es el alzhéimer. Los actos del día mundial se trasladaron ayer a Gijón de la mano de la Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzhéimer (Adafa), en una jornada en el Antiguo Instituto en la que los científicos y sanitarios Iván Fernández Vega, Carmen Martínez y Pablo Belderrain trazaron las perspectivas de la enfermedad desde el enfoque de la atención primaria, la neurología y la investigación. Del medio millón de pacientes que sufren la enfermedad en España, las estimaciones fijan en 20.000 los casos registrados en Asturias. Concha Mena, presidenta de la entidad, pone a la cifra la etiqueta de «posible», pues recuerda, no existe un censo oficial.

«En Asturias hay mucho baile de cifras porque no hay una base de datos donde la Administración fije los enfermos de 65 años en adelante y los menores, que también los hay. Hay enfermos muy jóvenes. El Principado tiene una bomba de relojería entre las manos», señalaba. Los datos que manejan en la Consejería de Sanidad indican que en Asturias la enfermedad debuta en edades avanzadas, con un 90% de casos por encima de los 75 años. Además, la incidencia va en aumento, con 76 casos por cada 100.000 habitantes, casi el doble que hace una década. La previsión, según el informe 'Impacto Social de la Enfermedad de Alzhéimer y otras Demencias', es que en 2050 existan en el conjunto del país un millón de afectados. «Las causas todavía se desconocen, lo que impide actuar de forma preventiva. Por ello es importante seguir con la investigación», indicaba el director general de Salud Pública, Antonio Molejón.

El Banco de Tejidos Neurológicos es precisamente el «eje neurálgico» de las últimas líneas de investigación en Asturias. Al centro llegan los cerebros donados por fallecidos afectados por la enfermedad y sin ella, con el fin de que los investigadores puedan establecer comparaciones. «Desde que estamos empezando a impulsar el Banco hemos conseguido 16 donaciones en un año, lo que es muy prometedor», contaba Iván Fernández Vega, director del centro creado en 2010. Entre ese año y el verano de 2016, fueron 31 los cerebros recibidos. «Si queremos que la ciencia avance tenemos que ser generosos con nosotros mismos donando cerebros», animaba Mena.

«El modelo de subvenciones ha tocado fondo. No podemos seguir esperando»

Contencioso con la consejería

Flanqueada por Molejón y la concejala de Bienestar Social, Eva Illán, la presidenta de Adafa no dudaba en recordar «la incertidumbre» con la que trabajan las entidades. «El modelo de subvenciones ha tocado fondo, no podemos estar esperando a saber si van a salir o si se van a cobrar». En este sentido, Adafa ha iniciado este mes un procedimiento contencioso contra la Consejería de Servicios Sociales por un taller de 2014 que «no hemos cobrado». Mena apuntaba también al Ayuntamiento, con el que «seguimos sin firmar el convenio de 2017». «Está próximo a terminar la gestión», respondía Illán. Para la edil, la financiación pública «es una asignatura pendiente. En ámbitos tan sensibles no deberían caber colores políticos».

Fotos

Vídeos