Fernando Lastra exige fondos a los socios de la ZALIA para ir a una ampliación de capital

Fernando Lastra exige fondos a los socios de la ZALIA para ir a una ampliación de capital
Fernando Lastra. / P. LORENZANA

«Estamos muy cerca de poder sacar a subasta varias parcelas», destaca en la Junta General el consejero de Infraestructuras

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La situación por la que atraviesa la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA) es «mala, delicada». Así lo indicó ayer el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente y presidente del consejo de administración de la zona logística, Fernando Lastra, en el pleno de la Junta General del Principado, donde contestó a una interpelación del diputado popular José Agustín Cuervas-Mons. Pero el consejero se mostró optimista ante el futuro, pues tiene en mente una estrategia que podría suponer la salvación de la ZALIA.

Lo más importante, en su opinión, «es lograr una ampliación de capital, no muy grande, moderada, en la que participen el resto de los socios que hasta ahora no han participado». Según arguyó, el Principado, cuenta con una participación del 40% pero soporta el 88% del crédito de la sociedad. Lastra explicó que algunos de los socios, como los puertos de Gijón y Avilés, no son autónomos para tomar este tipo de decisiones, sino que están sometidos a lo que les dicte Puertos del Estado, por lo que «tratamos de encontrar una fórmula con la Administración General del Estado que veremos si llega a buen puerto para abordar el futuro inmediato».

Además, advirtió de problemas con otros socios, concretamente con los ayuntamientos de Avilés y Gijón que, «uno porque tenga dificultades para lograr una mayoría que le permita participar» y otro porque «no tiene aprobado el presupuesto y necesita tiempo para lograr un crédito extraordinario o encontrar una figura que le permita afrontar el pago». Eso sí, el consejero aseguró que el Principado se mostrará firme en este aspecto. «No nos vamos a quedar tan tranquilos mientras el resto miran de lejos», ilustró. Pero también quiso dejar claro el compromiso mostrado por el Ayuntamiento de Gijón, el cual, pese a las dificultades, «ha hecho frente a todos sus compromisos siempre y lo sigue haciendo», alabó.

Fernando Lastra también explicó el motivo por el que la Autoridad Portuaria de Gijón asumió la gestión de la ZALIA. Señaló que la sociedad «tenía un gerente que se ha jubilado y tiene un administrativo que mantiene su empleo. Hemos decidido no convocar el puesto de un nuevo gerente y sí llevar el día a día de la gestión desde el apoyo de la infraestructura de uno de los socios, la Autoridad Portuaria de Gijón». Apuntó que era la solución más fácil ya que la infraestructura administrativa de la ZALIA ya se encuentra en El Musel y las gestiones se desarrollan en Gijón, pero es que además el Puerto gijonés también apuede apoyar «en aspectos de comercialización».

Aplazamientos

Crear una estructura de comercialización de los terrenos, negociar con el sindicato bancario la modificación del tipo de interés del crédito concedido a la sociedad (un máximo de 90,5 millones a amortizar hasta el 30 de junio de 2023) y lograr el aplazamiento del pago de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo por la expropiación de una parcela (ya se abonaron otras dos) son los siguiente objetivos de la sociedad. «Estamos muy cerca de poder hacer una propuesta de venta, de sacar a subasta a un número de parcelas a un precio competitivo que no afecte a la solvencia de la sociedad», avanzó.

Lastra reconoció que, con la excepción de la parcela vendida a Asetra poco después de la creación de la ZALIA en 2005, «no se ha vendido un metro cuadrado», pero apuntó que «por primera vez aparece la posibilidad de vender suelo, porque hay demanda. La preocupación es si estamos en condiciones de poder atenderla sin entrar en una situación que coloque en insolvencia a la sociedad».

Ante todo esto, el consejero también recordó que están pendientes otros aspectos, como el proyecto de la estación intermodal o la subestación eléctrica de la ZALIA, al tiempo que ya están en marcha la obras del acceso hasta La Peñona. Y todo ello en un año en el que los gastos de explotación de la entidad suponen 305.000 euros, los gastos financieros otros 242.000 y para el conjunto del año un total de 1,3 millones, excluyendo la inversión en el abastecimiento eléctrico que hay que proyectar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos