San Andrés reclama «claridad» sobre las parcelas que quedarán libres en la ZALIA

Eusebio Ortega, en el centro, con su junta directiva, en la asamblea de su reelección. / PALOMA UCHA
Eusebio Ortega, en el centro, con su junta directiva, en la asamblea de su reelección. / PALOMA UCHA

Eusebio Ortega, reelegido como presidente vecinal, dice que muchos vecinos no pueden modificar sus terrenos hasta que se defina el proyecto

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

San Andrés de los Tacones volvió a designar a Eusebio Ortega como presidente de la asociación de vecinos ante la ausencia de candidaturas alternativas. Con esta reelección, Ortega completará en 2020 un cuarto de siglo en el cargo, una responsabilidad que ya busca ceder a algún candidato más joven que quiera luchar por el futuro de la parroquia. «Mientras tanto habrá que seguir trabajando para que la trayectoria de estos años no caiga en saco roto», explicó.

Más allá de la ratificación de la directiva, la asamblea de ayer sirvió para que los vecinos transmitieran sus principales inquietudes en relación a la parroquia, destacando por encima de todas el asentamiento de la ZALIA. Teniendo en cuenta que no se van a edificar los cuatro millones de metros cuadrados reservados para el polígono industrial, Ortega urge «claridad» por parte del Principado para «identificar cuántas parcelas quedarán libres y cuántas se usarán» para la actividad industrial.

«El gobierno regional tiene que definir ya el proyecto. No puede ser que muchos vecinos tengan la parcela parada, sin poder venderla o arreglar propiedades a la espera de saber que ocurrirá en la zona», denuncia Ortega. Los propietarios, añade, pagan los impuestos derivados de estos terrenos pero no pueden acceder plenamente a ellos.

Durante la reunión, asimismo, los vecinos revisaron las cuentas del pasado curso y aprobaron el presupuesto y programa de actividades planteados para 2018. En lo referente a las actividades y el programa cultural de la parroquia, Ortega lamentó los requisitos que el Ayuntamiento les ha exigido recientemente para renovar el contrato de arrendamiento del centro social. «Nos exigen muchos controles y papeleo, en algunas ocasiones pidiendo datos que no entendemos. Tenemos que aportar, por ejemplo, los metros cuadrados del centro, algo que ya se sabe, además de las actividades realizadas», explica Ortega. Los vecinos, asimismo, plantean presentar una queja formal por la situación de la carretera que une Tremañes con San Andrés, que califican como «tercermundista».

Junto al presidente vecinal seguirán en la junta directiva los vicepresidentes Simón Junquera y Jesús Fernández, el secretario Genaro Joglar, la tesorera María Luz Álvarez y la responsable de la vocalía de la mujer Amparo Labayos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos