Dos años de cárcel por contratar servicios de telefonía a nombre de una enferma de alzhéimer

O. SUÁREZ GIJÓN.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ratificó la condena de dos años de prisión impuesta por el juzgado de lo Penal número 1 a un hombre acusado de estafar a una anciana de 82 años que sufre alzhéimer. La sentencia recoge que el condenado, haciéndose pasar por sobrino de la perjudicada, contrató varias líneas de teléfono, internet y televisión utilizando los datos de la mujer de avanzada edad. No solo dio información personal de la víctima para dar de alta las líneas, sino que aportó la cuenta bancaria de la mujer para que corriese con los gastos. Los teléfonos fueron utilizados por el procesado y por su pareja sentimental.

«Sin relación de parentesco ni de amistad con la mujer, consciente de la vulnerabilidad de la anciana, apreciable para cualquier persona normal (aunque no estuviera incapacitada civilmente) -como lo demuestra el hecho de que un mes antes del suceso fue trasladada en una ambulancia al Hospital de Cabueñes por haber sido hallada desorientada, sin recordar y sin saber volver a su casa-, se aprovechó de ella y, fingiendo ser su sobrino, realizó a su nombre unos contratos de los que él se aprovechó», recoge la resolución de la Audiencia Provincial que rechaza el recurso de apelación presentado por el condenado.

El juicio se celebró el marzo de 2017. Durante la vista, el acusado confesó que él mismo había dado de alta los servicios con los datos de la anciana, si bien apeló a una supuesta amistad que les unía -rebatida por los allegados de la víctima- y a un desconocimiento del deterioro cognitivo que padecía la mujer.

Sin embargo, tal y como quedó acreditado en los informes médicos presentados, la víctima sufre alzhéimer desde, por lo menos, 2014. Además de la condena de dos años de cárcel, deberá indemnizar a la víctima con 730, 47 euros por los gastos telefónicos y de internet que le pasaron a su cuenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos