Dos años de cárcel para el hombre juzgado por abusar de su casera en Gijón

El acusado, a la izquierda, a la salida del Palacio de Justicia, acompañado de un amigo. / JORGE PETEIRO
El acusado, a la izquierda, a la salida del Palacio de Justicia, acompañado de un amigo. / JORGE PETEIRO

Hubo un acuerdo entre el acusado y la fiscalía pese a que la víctima no se presentó por segunda vez al juicio

O. SUÁREZ GIJÓN.

El hombre procesado por abusar sexualmente de su casera aceptó ayer dos años de prisión y el pago de una indemnización de 2.000 euros tras llegar a un acuerdo con el ministerio fiscal. La segunda sesión de la vista oral se celebró a puerta cerrada en la Sección Octava de la Audiencia Provincial pese a que ayer tampoco compareció la víctima. El juicio había quedado suspendido el pasado día 19 de octubre porque la mujer no acudió al juzgado para prestar declaración ante el tribunal.

Según explicó José Manuel Grañán, abogado del acusado, la ley de Enjuiciamiento Criminal permite continuar con el procedimiento en este tipo de casos reproduciendo el testimonio que la mujer aportó durante la fase de instrucción. El fiscal redujo la petición de condena inicial de cinco años y seis meses de prisión al apreciar el atenuante de reparación del daños -el procesado consignó el dinero de la indemnización antes del juicio- y al haber quedado acreditado que fueron abusos sexuales en grado de tentativa, no consumados. La acusación pública sostenía en su escrito de calificación que el hombre «tenía alquilada una habitación en la vivienda de la víctima, de 30 años, a quien le hizo proposiciones para mantener relaciones sexuales desde el primer día de la estancia en el piso, a finales de marzo de 2016». Le practicaba «tocamientos en los pechos y en las nalgas, insistiendo en este tipo de comportamientos pese a que la víctima le hizo saber enseguida que no quería tener con él ningún tipo de relaciones».

Lo echó de la vivienda

Dada la insistencia que mostraba el acusado, «y para evitar males mayores también en relación a sus hijos de 11 y 9 años, el 2 de abril de 2016 la mujer le pidió que recogiera sus cosas y abandonara la vivienda, lo que motivó una discusión, en el transcurso de la cual el procesado la amenazó, saliendo luego de la casa». Regresó horas después, momento en el que «cogió a la denunciante por la pechera del pijama, entablándose un forcejeo en el que el procesado la asió por el cabello y le propinó un bofetón, arrastrándola hacia la habitación con el fin de mantener relaciones sexuales con ella».

La mujer logró escapar con sus dos hijos hasta el portal, donde fue asistida por una dotación de la Policía Nacional. El acusado tiene antecedentes penales por delitos de violación y abusos sexuales, susceptibles de cancelación en razón de su antigüedad.

Fotos

Vídeos