El anterior concesionario de la cafetería del Grupo no ha demandado al club

M. M. GIJÓN.

Fernando Blanco, el anterior concesionario de la cafetería del Grupo Covadonga, no ha interpuesto ninguna demanda contra el club derivada de la finalización de su contrato de alquiler. La actual directiva que preside Antonio Corripio sí ha llevado al hostelero gijonés ante los tribunales por deudas que le reclama de su etapa como arrendatario del servicio de cafetería en las sedes de Las Mestas y Mareo. El empresario, en contestación a esa demanda, y asesorado por sus abogados, ha trasladado una reclamación al juzgado para que se le indemnice por lucro cesante.

Blanco está indignado porque su nombre aparezca vinculado por la directiva de Corripio a los promotores de la moción de censura y al portavoz de los críticos, Melchor Fernández.

«La cafetería no aparece por ninguna parte entre los motivos de la moción», apunta el hostelero, quien afirma que desde que finalizó su relación contractual con el Grupo Corripio y su equipo «han hecho todo lo posible para desacreditarme y desprestigiarme».

Fotos

Vídeos