La Fundación Miranda dona el colegio Cabrales para abrir una escuela infantil

Reunión ayer en Madrid del secretario municipal, Miguel Ángel de Diego; Herminio González, párroco de San Lorenzo; Félix Álvarez Miranda (bisnieto de Eusebio Miranda) y la alcaldesa Carmen Moriyón. / E. C.
Reunión ayer en Madrid del secretario municipal, Miguel Ángel de Diego; Herminio González, párroco de San Lorenzo; Félix Álvarez Miranda (bisnieto de Eusebio Miranda) y la alcaldesa Carmen Moriyón. / E. C.

La reforma del edificio, que se llamará Eusebio Miranda, saldrá a licitación en marzo para iniciar las obras en enero de 2019

MARCOS MORO GIJÓN.

La Fundación Miranda cerró ayer en Madrid la donación efectiva del antiguo Colegio Público Cabrales para su conversión en escuela infantil de 0 a 3 años. La alcaldesa Carmen Moriyón y el secretario municipal, Miguel Ángel de Diego, se reunieron con dos de los patronos de la fundación propietaria del inmueble: el sobrino bisnieto del benefactor praviano Eusebio Miranda y González del Valle, Félix Álvarez Miranda-Urech, y el párroco de San Lorenzo, Herminio González Llaca.

La delegación municipal presentó en la capital española al heredero de Sebastián Miranda el proyecto de reforma del edificio que saldrá a licitación en marzo por 2,3 millones de euros. La previsión es que la obra se adjudique en noviembre y arranquen los trabajos en enero de 2019.

Además, ambas partes acordaron por unanimidad las condiciones para la donación del inmueble. Éstas consisten en que se destine el edificio a una escuela infantil, cumpliendo así con el deseo del benefactor; que lleve el nombre del fundador de la entidad -con lo que pasará a llamarse Escuela Infantil Eusebio Miranda-, y que las obras y actuaciones hasta la efectiva apertura de la escuela se realicen en un plazo máximo de cinco años.

El diseño del proyecto no ha estado exento de dificultades por ser un edificio catalogado con nivel de protección parcial en su inicio y, posteriormente, de forma integral al incluirse en el Inventario de Patrimonio Cultural de Asturias.

Dos patios

El proyecto elaborado por los técnicos municipales prevé un patio cubierto y otro descubierto. La edificación se vuelca hacia el patio que sirve como espacio de transición y ámbito exterior de juego. A su vez, se plantea una cubierta ajardinada que servirá en parte como zona exterior de juegos con acceso desde la última planta. Habrá tres plantas y una planta semisótano que servirá como espacio de almacenamiento. El edificio cuenta con un acceso en la zona central del patio, donde se ubican los espacios destinados a almacenamiento de coches de bebé.

En la planta baja y primera edificación existente, asimismo, se ubicarán las aulas de 0-1 y de 1-2 años, así como sus espacios de baño y el comedor y la cocina. Se mantiene el acceso existente en la calle Cabrales como acceso de servicio. Además, en la planta baja bajocubierta se sitúan las zonas de servicio de la escuela destinadas al personal. La ampliación planteada se adosa a las medianeras y en ella se sitúan las aulas de 2-3 años en planta primera y en planta baja una zona de juego.

La iluminación y ventilación se hará a través de todas sus fachadas y contacto directo al exterior mediante el patio. Se favorecerá, además, el control del soleamiento y la comunicación fácil y directa entre interior y zona de juegos exterior. La cubierta prevista es plana y ajardinada, y en una parte transitable.

De Pravia a Cuba

Eusebio Miranda y González del Valle nació en Santianes de Pravia y estuvo varios años trabajando en Cuba. A su regreso, se instaló en Gijón, donde se dedicó a la construcción en lo que por entonces era el ensanche de la ciudad, en el entorno de la actual calle de Casimiro Velasco. No tuvo hijos, y a su muerte en 1910 dejó su fortuna a sus sobrinos, a excepción de su casa. En su testamento pedía la constitución de la Institución Miranda, un ateneo o escuela-asilo que debía dedicarse a las clases más desfavorecidas.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos