Antiguos alumnos de la Laboral alertan del mal estado de la cúpula de la iglesia

Desconchones en la cúpula detectados ya en 2014. /  M. J. A. / C. V.
Desconchones en la cúpula detectados ya en 2014. / M. J. A. / C. V.

Ocho meses después de denunciar la situación, el Principado afirma estar tramitando «varios expedientes relacionados con el inmueble»

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Hace ocho meses, la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral puso de manifiesto un hecho preocupante. La monumental construcción de Luis Moya, según apuntaban, comienza a evidenciar mal estado en algunos de sus rincones. El más evidente, advirtieron, el de la cúpula de la iglesia desacralizada, que a simple vista ya muestra manchas blanquecinas producto de la acumulación de sales que generan las filtraciones de agua.

Ocho meses después, la asociación ha recibido la respuesta de la Consejería de Cultura, que afirma estar tramitando «varios expedientes» relacionados con el inmueble, pero sin concretar el inicio de las reparaciones o los métodos que se emplearán. Una respuesta «poco clara» que no asegura el final del problema a corto plazo.

«En principio, no hay ningún avance. Dicen que están a la espera de que el Ayuntamiento otorgue la licencia para la obra, pero todavía no sabemos nada más. Lo cierto es que cada día va a peor», lamenta Jesús Jiménez Díaz, secretario general de la asociación de antiguos alumnos, en relación a la reforma de la cúpula. En concreto, apunta a la caída cada vez más frecuente de «fragmentos rojizos» desde la cubierta al suelo.

La Sala de Pinturas

Otras de las reclamaciones de la asociación de antiguos alumnos aluden al mantenimiento de la Sala de Pinturas, con desconchones y humedades, la puesta a punto de la Cruz de la Victoria o la restauración del panel elaborado por Enrique Segura en el teatro, actualmente tapado tras la última reforma. Respecto a esta última actuación, los antiguos alumnos reconocen que, según los técnicos del Principado, los costes para rehabilitar el mural serían muy altos. «La obra tenía humedades, se filtraba agua y en vez de arreglarlo se decidió tapar. Dicen que tendría que ser una actuación por tramos y que el coste resultaría grande», explica Jiménez.

Patrimonio de la Humanidad

Después de conseguir que las instalaciones fuesen nombradas Bien de Interés Cultural (BIC), el próximo objetivo de los antiguos alumnos es que la construcción sea reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Así, después de varios meses de trabajo, la entidad ya ha redactado un borrador enfocado a formalizar la petición. «Nos queda aportar algunos aspectos más técnicos, algo en lo que ya estamos trabajando antes de remitirlo a Patrimonio», resume el secretario general.

Otro de los proyectos que se está fraguando, asimismo, es una exposición conmemorativa de los 70 años del inicio de las obras del edificio. Aunque todavía no está completamente definido, ya se han iniciado los contactos con el Colegio de Arquitectos para poder contar con planos originales y aspectos más técnicos que complementen «las imágenes y los documentos que ilustren la vida diaria de los estudiantes». Para su localización, además, se está barajando la zona de la lavandería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos