Antiviolencia propone multas de 15.000 euros para 25 ultras por la trifulca del derbi

Los ultras implicados, a la salida del Palacio de Justicia, tras su puesta en libertad. / DAMIÁN ARIENZA
Los ultras implicados, a la salida del Palacio de Justicia, tras su puesta en libertad. / DAMIÁN ARIENZA

También solicita prohibirles entrar a recintos deportivos durante dos años por agredir a ocho policías en el altercado

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

Una sanción ejemplar para los implicados en el altercado previo al derbi entre el Sporting y el Oviedo disputado el pasado 9 de septiembre. Esto es lo que propuso la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. Tras la reunión celebrada este viernes en Madrid, se pronunció acerca de los disturbios registrados, en el entorno de El Molinón, antes de que comenzara el partido. La Comisión Antiviolencia solicitó que cada uno de los veinticinco miembros de Ultra Boys que participaron en aquella batalla campal afronte el pago de una sanción de 15.000 euros por agredir a ocho policías nacionales.

Además, el organismo integrado por representantes de diferentes administraciones públicas y federaciones deportivas españolas propuso que se les prohíba el acceso a recintos deportivos durante dos años. Esta decisión llega apenas tres semanas después de que la Liga de Fútbol Profesional propusiera para sanción al Sporting ante esta comisión y ante el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) por los cánticos contra el Oviedo escuchados durante el derbi procedentes del Fondo Sur.

Más noticias

Tras los hechos sucedidos cuando el autobús del Sporting intentaba abrirse paso para llegar al estadio, la Liga anunció que se presentará como acusación particular en las diligencias previas que se instruyen por este enfrentamiento entre ultras y agentes policiales. En un comunicado público, la Liga reiteró su «empeño en acabar con la violencia en los estadios de fútbol en España y seguir luchando por un fútbol en el que primen el espectáculo, la deportividad y el juego limpio». La patronal de clubes, que presentará un escrito ante el juzgado de Gijón encargado de la instrucción, añadió que «esta acción judicial se suma además a las que ya ha puesto en marcha con el objetivo de prevenir estos graves comportamientos».

Una docena de aficionados radicales fueron detenidos en los días posteriores al partido entre los equipos asturianos por su presunta implicación en los altercados. Siete de ellos fueron detenidos en Gijón y el resto en Langreo, Cudillero, Luarca, Toledo e Ibiza. Tal y como explicaron fuentes policiales, todos ellos pertenecen a Ultra Boys y tienen antecedentes por hechos similares.

Todos ellos quedaron en libertad con cargos de atentado a agente de la autoridad, desórdenes públicos y lesiones a la espera de que avance la fase de instrucción. Negaron haber participado en la trifulca que se saldó con ocho agentes heridos.

La novedad, en esta ocasión, fue que la jueza, Ana López Pandiella, les prohibió entrar al campo e incluso aproximarse a menos de 500 metros los días de celebración de partido. Esta medida de alejamiento se dictaminó después de al menos una decena de altercados, arrestos y juicios con seguidores radicales del Sporting, a los que el club continuaba dejando entrar al estadio sin cortapisas. Tuvo que ser la Comisión Antiviolencia la que, en marzo de 2013, ordenase el cierre del local que les había cedido el Sporting en El Molinón tras unos incidentes que se saldaron con dos guardias de seguridad heridos de gravedad.

Lluvia de objetos

El club rojiblanco también se pronunció sobre estos lamentables hechos a través de un comunicado institucional. «El Real Sporting quiere mostrar su rechazo y condena a cualquier acto violento, ofensa, falta de respeto o muestra de intolerancia que pudiera afectar a los valores esenciales que deben imperar en nuestra sociedad y en la celebración de cualquier evento deportivo. El club procederá como establece al efecto el Reglamento de Régimen Interno».

Los agentes intervinieron para despejar el camino al autobús, que rodeaban los ultras con ánimos exaltados. Ante la actuación policial, los hinchas respondieron con una lluvia de objetos, que incluía desde botellas a vallas de contención.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos