Antón Meana se casa en San Pedro

El periodista gijonés Antón Meana, en el altar, con su ya mujer, Lucía Riaño.
El periodista gijonés Antón Meana, en el altar, con su ya mujer, Lucía Riaño. / DANIEL MORA

El periodista gijonés y su novia, la cántabra Lucía Riaño, se dan el 'sí, quiero' el día de los Fuegos

J. M. PUGA

Un gijonés de pro se casa el día de los Fuegos y en la iglesia de San Pedro para disfrutar de la bahía de San Lorenzo en su día más especial. Es lo que hizo ayer el periodista deportivo Antón Meana Hidalgo, quien contrajo matrimonio con su novia, la odontóloga cántabra Lucía Riaño Mier, tras siete años de relación.

La pareja se dio el 'sí, quiero' en la tarde de ayer rodeada de la familia y de los amigos más íntimos. «Hoy [por ayer] es 14 de agosto, una fecha especial y elegida, además, porque es cuando la gente vuelve a casa y podemos coincidir», comentaba el todavía novio a su llegada a San Pedro. Decenas de invitados le estaban esperando ya para darle la enhorabuena cuando el reloj marcaba poco más de las cinco de la tarde. Antón Meana estaba feliz y se regocijaba de la «buena suerte» que habían tenido con el tiempo. «Llevábamos toda la semana mirando al cielo, temiendo que fuera a llover, pero hemos tenido mucha suerte y ha aguantado. Hace un día maravilloso», decía el periodista de 'El Larguero', de la Cadena SER.

«Fue ella la que eligió casarse aquí», apuntó Meana, quien aseguraba que su novia, natural de Cabezón de la Sal, está «enamorada tanto de la ciudad como de este rincón de la villa». Ambos se conocieron en Madrid, donde residen, pero siempre que pueden aprovechan para pasar unos días cerca del Cantábrico. La novia no se demoró mucho. Cuando pasaban unos cinco minutos de las cinco y media de la tarde -hora en la que estaban citados los invitados-, Lucía Riaño apareció acompañada por su padrino en un Austin antiguo. «¡Guapa!», gritaban algunos de las decenas de curiosos que se habían dispuesto en las proximidades con el móvil en el modo cámara encendido.

La novia llevaba un vestido que dejaba la espalda abierta y tenía escote en forma de pico. Además, los brazos y los hombros estaban cubiertos por encaje con pedrería. Para el pelo, la novia seguió la tendencia del año y optó por una elegante coleta baja decorada por un lazo. Las flores ponían en toque de color al conjunto, pues eran de color burdeos.

La celebración tuvo lugar en el Palacio de la Riega, adonde Antón Meana y Lucía Riaño acudieron ya como marido y mujer.

Fotos

Vídeos