«Los aparcamientos disuasorios deben contar con transportes alternativos»

Trabajos de renovación del pavimento en la calle del Marqués de San Esteban. / DANIEL MORA

La federación de vecinos apoya la creación de estos espacios en la periferia, pero pide que se garanticen medios para llegar al centro

I. VILLAR GIJÓN.

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona urbana (FAV), Manuel Cañete, manifestó ayer su apoyo a los aparcamientos disuasorios que contempla el documento estratégico que servirá de base para el nuevo Plan de Movilidad de Gijón y recordó que el movimiento vecinal «lleva tiempo apostando por ellos y lo que faltaba en la anterior propuesta era definir unos espacios concretos que pudieran servir para ello. Los terrenos que planteaban hasta ahora no podían serlo porque tenían una definición de usos distinta y algunos ni pertenecían al Ayuntamiento». El texto presentado el lunes por el Ayuntamiento define cinco aparcamientos disuasorios: el ubicado detrás del Palacio de Deportes; una parcela al lado de la rotonda del caballo de Viñao (Bernueces), entre

la salida y entrada a la ronda desde

Viesques y la carretera de Castiello; en el Camino de La Boroñada, en una gran parcela al sur del polígono

de Mora Garay; en El Cerillero, junto a las antiguas cocheras de EMTUSA y el campo del Mortero; y en Contrueces, en las proximidades de Los

Pericones y la avenida de El Llano. Todos estos espacios estarán calificados en el nuevo PGO como servicios generales, lo que permitirá usarlos con esta finalidad.

Cañete, que preside a su vez el Foro de la Movilidad, en el que se integran 73 entidades, señala que, una vez elegidos los espacios, «lo que es fundamental ahora es que tengan intermodalidad», esto es, que desde el aparcamiento los usuarios puedan acceder al centro en autobús, en bicicleta «o en su momento en coche eléctrico, que es una opción en la que también habrá que pensar». Añade que «también serán fundamentales los pasillos peatonales».

Respecto a las medidas relacionadas con la velocidad, destaca que la idea «no sea establecer todo el área central como zona 20, sino ir delimitando espacios con esa restricción, tanto en el centro como en otros barrios, por ejemplo en torno a colegios o centros residenciales, y dejar otras calles a 30 30 kilómetros por hora». Recuerda que en zonas de la ciudad como el poblado de Santa Bárbara la velocidad ya está limitada a 20 kilómetros por hora y apuesta porque el Foro de la Movilidad funciones «como un elemento vivo» que pueda ir definiendo estas áreas «de coexistencia» entre peatones y tráfico motorizado.

Desvíos de tráfico

Por otra parte, continúan los trabajos de renovación del asfalto en Marqués de San Esteban. Hoy está prevista la extensión de la capa de aglomerado asfáltico entre el Museo del Ferrocarril y Pedro Duro, lo que obligará a cortar el tráfico. Los vehículos se desviarán por la calle Pintor Mariano Moré.

Fotos

Vídeos