Aparicio: «Hay menos multas porque los conductores saben que es fácil que les pillemos»

Cartel anunciador del radar móvil instalado en la avenida de Oviedo, en dirección a la zona centro.
Cartel anunciador del radar móvil instalado en la avenida de Oviedo, en dirección a la zona centro. / DAMIÁN ARIENZA

Los ocho radares fijos registraron 18.153 infracciones desde enero, lo que supone un 37% menos que hace nueve años, cuando se instalaron

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La reducción del 37% de las multas por exceso de velocidad impuestas por los ochos radares fijos en los últimos nueve años se debe principalmente «a la concienciación de los conductores, que después de años de trabajo saben que si circulan por encima de los límites tienen muchas posibilidades de ser sancionados». Lo explica el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, quien considera «indispensables» las medidas de control por parte de la Policía Local, tanto en los controles preventivos como en los cinemómetros con ubicación fija.

En los primeros siete meses del año, según adelantó EL COMERCIO, fueron sancionados 18.153 vehículos por superar la velocidad permitida. Representa una media de 2.593 multas al mes, lo que supone una drástica reducción respecto a las 4.147 de media que se interpusieron al mes durante el primer año de funcionamiento, en 2008.

El que más infracciones detectó fue el de la avenida de Oviedo, con 6.738. Sin embargo, esa cifra supone casi la mitad de las multas que interpone la Dirección General de Tráfico (DGT) con el radar instalado en la autopista 'Y', a la entrada de Gijón por la glorieta de la avenida Portugal. En 2015 sancionó a 13.622 conductores en los 163 días que funcionó. Se trata de uno de los radares que más multan de todo el país.

Continua presencia policial

El responsable del área de Seguridad Ciudadana señala que, «como ocurre en el caso de las alcoholemias, en las multas por exceso de velocidad, la mayoría de infractores son residentes fuera del concejo. Los vecinos de Gijón están más concienciados sobre la continua presencia policial en las calles para controlar la seguridad del tráfico».

A los ocho radares fijos (ubicados en la avenida de Oviedo, carretera Carbonera, avenida del Príncipe de Asturias, carretera de Pola de Siero, avenida de Justo del Castillo, carretera Piles-Infanzón y los dos de Juan Carlos I), se suman los radares móviles y la pistola radar que comenzó a utilizarse en 2015. La Policía Local controla al año una media de 250.000 vehículos, con aproximadamente 1,7% sancionados.

Fotos

Vídeos