«Se aplique o no, hay que hablar del pago por generación», asegura Emulsa

Los nuevos contenedores, en la sede de Emulsa. /A. F.
Los nuevos contenedores, en la sede de Emulsa. / A. F.

El futuro plan de residuos determinará si se exige el uso de la tarjeta ciudadana para abrir los nuevos contenedores de reciclaje

I. VILLAR GIJÓN.

Emulsa presentó ayer el nuevo modelo de contenedores para la recogida selectiva de papel, envases y vidrio, que empezarán a llegar a las calles de la ciudad esta misma semana en sustitución de los actuales, que según explicó la gerente de esta empresa municipal, Pilar Vázquez, se encuentran ya al final de su vida útil. Los primeros podrán verse en El Polígono de Pumarín y en los próximos meses se instalarán también en Viesques, Montevil, Nuevo Roces y Nuevo Gijón, barrios donde ya existen contenedores diferenciados para los residuos orgánicos. En total hasta finales de año se instalarán novecientos, trescientos para cada tipo de residuo. A ellos se sumarán doscientos de recogida orgánica en La Calzada, donde aún no existen. Es la primera parte de un plan a cinco años que con llevará la sustitución de un total de 5.520 contenedores: 830 de envases, otros tantos de vidrio y la misma cantidad para papel y cartón, además de 1.155 de restos orgánicos y 1.735 de fracción resto (residuos generales). La inversión es de 5,6 millones.

La apariencia de los nuevos contenedores es idéntica a la de los ya existentes para recogida orgánica, con un cuerpo de polietileno de alta densidad y el color gris predominante. La única diferencia según el tipo de residuos será el color de la tapa -la 'boca' que hay debajo es también distinta según se trate de arrojar envases, papel o vidrio- y de una banda horizontal en su parte superior. La gerente de Emulsa, Pilar Vázquez destacó su mayor resistencia y que «producen menos ruido a la hora de ser vaciados». También su menor volumen, que reduce, por ejemplo, los problemas asociados a la visibilidad de los peatones aunque sin restar capacidad de almacenamiento.

Sin pedal de apertura

En el contenedor para residuos generales, que aún no ha sido presentado y que tendrá una imagen similar y mayor tamaño, se pierde el pedal de apertura, algo que Emulsa justifica en «los problemas que da», así como en que las nuevas tapas son más ligeras. Su gerente añade que en caso de que se considerase necesario ponerlo, están adaptados para ello.

También están preparados para que su apertura se pueda hacer solo «con tarjeta ciudadana u otra específica», si bien será el futuro plan de residuos el que determine si se hace así o, como ocurrirá por ahora, se usan sin ningún control de acceso. El control con tarjeta podría ser una de las opciones para gestionar la aplicación de una tasa de basuras vinculada al nivel de residuos no reciclados. En noviembre el consejo municipal de residuos estudiará varios modelos que existen en otros lugares y si se opta por aplicarlo en Gijón. «Se implante o no, del pago por generación hay que hablar», defendió la gerente.

Fotos

Vídeos