Arcelor investiga el escape que generó una nube negra durante la mañana

La emisión, divisada desde la playa de Poniente, alrededor de las nueve y media de la mañana.
La emisión, divisada desde la playa de Poniente, alrededor de las nueve y media de la mañana. / A. ODRIOSOLO

La emisión procedía del sínter y la empresa avisó a las administraciones. «Llevan días soltando más de la cuenta», comentan en la Campa Torres

R. MUÑIZ GIJÓN.

A las siete y media de la mañana Roberto Fernández subía a la Campa Torres, a pasear a los perros que le cuidan allí de una finca. «Estaba el camín entero brillante, lleno de grafito», indicó. Al alcanzar la vivienda se percató. Tenía manchas negras acumuladas en los alféizares de las ventanas. «Todos los días aparece polvo, pero llevan dos o tres días soltando más de la cuenta, esto es demasiado», consideró.

Su opinión se fue haciendo extensiva por la ciudad. Alrededor de las nueve y media desde cualquier punto era visible una espesa nube negra expandiéndose desde Veriña.

«Ha sido una emisión difusa del sínter», reconocían los portavoces de ArcelorMittal. La acería asegura haber avisado del incidente al Ayuntamiento de Gijón y a la Consejería de Medio Ambiente. A media tarde los técnicos de la multinacional todavía analizaban las causas del episodio. «No las conocemos aún; estamos recabando toda la información para poder emitir el informe y entregárselo a la consejería dentro de las 24 horas inmediatas, tal y como marca la autorización ambiental», precisaban los portavoces de la compañía.

El episodio ocurre después de que el miércoles el Principado aprobara un nuevo plan contra la contaminación del aire de Gijón, que programa diecisiete medidas. Materializarlas exigirá una inversión de aquí a 2019 por ahora estimada en 6,8 millones, la mayoría a cuenta de las empresas.

En un año, con cámaras

Lo sucedido permite calibrar la utilidad del documento. El plan prevé que en un año el Principado tenga cámaras vigilando a Arcelor, lo que permitiría a sus funcionarios tener más pronta noticia del incidente, y no depender del aviso de la empresa.

La multinacional asegura haber dado parte, pero las administraciones no emitieron comunicado ni aclaración alguna. Una de las medidas del plan es desarrollar una aplicación para el teléfono móvil que permita informar a la ciudadanía tanto de los niveles de contaminación presentes en cada momento como de los protocolos que se activen y las cautelas que cada uno puede tomar para mejorar la situación. El documento consagra a tal fin 10.000 euros con el objetivo de disponer de esta aplicación a finales de este año.

El ingenio aporta un canal de comunicación con los gijoneses, cuestión distinta es el aprovechamiento que la administración haga de él. Si se limita a transmitir los datos de contaminación de la red de medidores públicos, en una situación como la de ayer, poco aportaría. La estación de la avenida Argentina registró dos picos por micropartículas a las seis y a las nueve de la mañana, pero poco más.

Fotos

Vídeos