Asturias, de auténtica llocura

El inicio de la Prehistoria asturiana, de la mano de Escenapache. /  FOTOS: DAMIÁN ARIENZA
El inicio de la Prehistoria asturiana, de la mano de Escenapache. / FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

Escenapache llena el Teatro Jovellanos con su particular visión de la historia autóctona y una aparición estelar de la Santina

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

'¡Garraime que lu mato!' o 'La lloca historia de Asturies' es el título de la propuesta teatral que Escenapache Acción Cultural ofreció ayer en el Teatro Jovellanos. Bajo dirección de Marga Llano y con Alberto Rodríguez, Pepe Mieres y Jorge Moreno, entre otros intérpretes -todos brillantes-, la acción se inicia en la Prehistoria, con el 'homo prejubilatus', antecedente remoto de los asturianos. El famoso rebelde astur Corocota y su familia reciben después en Coaña a los invasores romanos, con Publio Carisio al frente de sus tropas saludando «Ave, paletus» a su llegada. Rememoran después la invasión de los godos -la tonada nació del alarido de uno de sus guerreros-, la batalla de Covadonga -que se inició con el grito «Agarráime que lu mato» por parte de Pelayo-, la monarquía asturiana, y el desembarco de Carlos V, además de dedicar un buen capítulo de esta peculiar historia de Asturias a Gaspar Melchor de Jovellanos, «ilustráu y sportinguista».

Marilse, dueña y regente de un chigre en la zona de Morcín, fue al parecer la inventora de los garbanzos del Desarme. La Revolución del 34, la Guerra Civil, y la Transición completan los acontecimientos del pasado. La escena final es futurista: durante una excursión de jubilados al Niemeyer en el año 2061 -«tan les juntes sin rematar», comprueba uno de ellos-, todos asisten a la aparición en escena de la mismísima Santina. «Suéname la tu cara. ¿De ónde yes?», pregunta uno. «De Covadonga», contesta ella. En definitiva, una auténtica 'llocura' de espectáculo que llenó el teatro, recibió calurosos aplausos y cosechó muchísimas risas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos