Asturias empezará este año a realizar análisis de sangre para detectar el síndrome de Down

L. MAYORDOMO GIJÓN.

Como ya han hecho comunidades como Cantabria, Aragón, Galicia o Castilla La Mancha, el Principado implantará próximamente el test de cribado conocido como ADN libre celular, un análisis de sangre que se realiza a las embarazadas, en el primer trimestre, y que permite diagnosticar de forma precoz el síndrome de Down en el feto. Solo si la prueba da un alto riesgo, la mujer debe someterse a una amniocentesis. La sanidad privada ya la viene ofertando desde hace seis o siete años -a un precio no inferior a los 500 euros-, pero ahora será la sanidad pública la que empezará a aplicarla en población que considere de alto riesgo. Y será «más pronto que tarde», estima Javier Arenas, jefe de sección de Obstetricia de Cabueñes y secretario de la Sociedad Española de Ginecología.

Precisamente, de esta prueba -cuya fiabilidad es del 99% y que en igual proporción es capaz de determinar el sexo del feto a partir de la semana diez de embarazo- se hablará en el XI Congreso de Atención Prenatal que comienza mañana en el hospital gijonés bajo la dirección del propio Arenas.

Participarán en esta cita cerca de doscientos profesionales de toda España, una cifra de récord para uno de los pocos congresos presenciales de esta especialidad que se llevan a cabo anualmente en el país. En esta ocasión, las sesiones programadas tienen como objetivo actualizar conocimientos, para lo que se contará con «ponentes de primera línea y reconocido prestigio», como los doctores Bienvenido Puerto o Alberto Galindo.

El congreso comenzará mañana a las 15.15 horas y la presentación correrá a cargo del gerente de Cabueñes, Miguel Rodríguez, el jefe de servicio de Ginecología del hospital y el propio Javier Arenas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos