La Audiencia admite la apelación por el atropello mortal de una vecina del Polígono

La Audiencia admite la apelación por el atropello mortal de una vecina del Polígono

P. LAMADRID GIJÓN.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, ha estimado el recurso de apelación presentado por la familia de Piedad Chico Cajas contra el archivo de las diligencias abiertas en su día por el atropello mortal de la mujer. La víctima tenía setenta años cuando fue arrollada por una furgoneta de reparto el 22 de mayo de 2017. El suceso tuvo lugar en la calle Puerto Leitariegos, en el Polígono de Pumarín, barrio del que era vecina. Piedad cruzaba la calzada en dirección a la plaza de Clara Ferrer cuando el vehículo la atropelló.

Se trata de un espacio con preferencia para peatones que no está regulado con semáforo. Días después del accidente, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 2 dictó el sobreseimiento libre de las diligencias abiertas tras el atropello mortal. La jueza eximía así de responsabilidad al conductor de la furgoneta, tras escuchar su declaración y la de una testigo que presenció el accidente y llamó al 112-Asturias. El conductor dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas que le fueron practicadas minutos después del accidente, que causó una gran conmoción en el barrio, donde Piedad llevaba residiendo cuarenta años.

Golpe con el retrovisor

El conductor aseguró tanto a los policías como a la magistrada que no vio a la mujer cuando se disponía a cruzar la calzada, cargada con las bolsas de la compra que acababa de realizar en un supermercado cercano a su domicilio. La investigación del equipo de atestados determinó que el primer impacto pudo realizarse con el espejo retrovisor del lateral derecho de la furgoneta, lo que hizo que la mujer cayese al suelo y se golpease violentamente la cabeza contra el asfalto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos