«Aunar ciencia, arte y humanidades es posible y llamativo»

Marta Alonso, Ángel Martínez y Herminia Bermúdez.
Marta Alonso, Ángel Martínez y Herminia Bermúdez.

La investigadora Marta Alonso cautiva al público con el relato de cómo se obtuvieron las imágenes de la muestra sobre lo que el ojo no ve

LORETO BARBÓN GIJÓN.

«Vamos a viajar juntos con la luz, a través de un microscopio, para poder estudiar una muestra que, inicialmente, es imperceptible para el ojo humano». Así comenzó ayer su explicación Marta Alonso, técnico de apoyo a la investigación de los servicios científico-técnicos de la Universidad de Oviedo. Ante unos oyentes muy curiosos que no dudaron en plantear dudas y hacer comentarios sobre las fotografías que conforman la exposición 'La ciencia en imágenes', Alonso explicó cuáles son los métodos de obtención de las mismas así como su finalidad para la ciencia.

Marta Alonso es la autora de algunas de las fotografías que pueden verse en la muestra. Y ella misma quedó «fascinada al ver el impacto artístico que tienen utilizadas para la investigación y la divulgación científica». «Quisimos llevar la ciencia más allá del laboratorio y aunar las ramas de las ciencias, las artes y las humanidades. Hemos visto que es posible y, además, también resulta muy llamativo», planteó la investigadora, quien ilustró con varios ejemplos «la belleza y el colorido de elementos que el ojo, por sí solo no ve».

Los avances en tecnología permitieron a los científicos trabajar con imágenes en tres dimensiones que llamaron especialmente la atención del público infantil, pues lo que parecían «moras u hogazas de pan verde» eran, en realidad, muestras de polen de una mimosa. También despertó el interés de los espectadores la tecnología en cuatro dimensiones a través de un vídeo que mostraba «la división de una célula madre en dos células hijas. Esto es, en realidad, material genético de las moscas del vinagre que tanto nos molestan en casa pero que pueden resultar muy útiles en la investigación», bromeó Marta Alonso.

Los asistentes a la charla explicativa, titulada ' La ciencia en imágenes: lo que el ojo no ve', pusieron a prueba su imaginación con una fotografía «candidata a formar parte de una futura exposición». «Lo que parecen rostros son, en realidad, las células que componen el tejido de un junco de río», contó Alonso a los oyentes que, al finalizar la conferencia, se acercaron al microscopio que la investigadora tenía sobre la mesa.

Los más curiosos pudieron observar muestras de tejidos humanos, animales y materiales inerte que, a simple vista, no serían capaces de apreciar, pero, celebró Alonso, «la tecnología avanzada nos permite obtener imágenes impactantes con una visión poética y demostrar que sí hay pasión por la ciencia».

Más

Fotos

Vídeos