Una avería en las instalaciones de Arcelor genera una nueva nube de óxido de hierro

La nube de óxido de hierro, saliendo de las instalaciones de ArcelorMittal ayer a las diez de la mañana. / A. O.
La nube de óxido de hierro, saliendo de las instalaciones de ArcelorMittal ayer a las diez de la mañana. / A. O.

La emisión tuvo lugar al producirse un fallo en el convertidor que elimina las impurezas mediante el insuflado de aire

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Una gran nube rojiza sorprendió a los gijoneses en la mañana de ayer, que vieron cómo la zona oeste de la ciudad quedaba cubierta por esa emisión contaminante. Se trataba de una nube generada en las instalaciones de ArcelorMittal en Veriña, debido a una avería que se había producido en el convertidor del horno alto número dos.

La empresa explicó que se generó «una emisión difusa en la techumbre de la acería debido a una avería en una de las compuertas del convertidor número dos». Ese elemento forma parte del horno alto y es donde se consigue la eliminación de las impurezas del hierro en el proceso de obtención del acero. En ese recipiente, cuyo interior está forrado de ladrillos refractarios, se insufla aire directamente en el hierro fundido. Fue precisamente durante ese proceso cuando se registró el problema. La siderúrgica explicó que «la nube se generó durante el proceso de soplado del convertidor».

Los técnicos de las empresa tuvieron que proceder a cerrar la compuerta que había quedado abierta y por la que escapó la nuble. Y, después, a reparar el sistema de apertura que había resultado averiado. La operación culminó poco después de las diez de la mañana.

No es la primera vez que en las instalaciones de ArcelorMittal se da una situación similar. En el tercer trimestre del año, por ejemplo, el Ayuntamiento de Gijón tramitó hasta cuatro incidentes ambientales protagonizados por la siderúrgica. Además, recientemente el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, reconoció que en la zona oeste de Gijón la contaminación se disparaba muchas noches, con un elevado número de superaciones del valor límite diario en la zona del parque de El Lauredal. Sin culpar a ninguna empresa en concreto, el consejero apuntó entonces que en esa zona se concentra «una industria especialmente emisora», como Arcelor, la cementera de Tudela Veguín, la central térmica de Aboño y el puerto de El Musel.

Las condiciones meteorológicas de los últimos días no ayudan a disipar estos elevados niveles de contaminación. Tal y como publicó ayer este periódico, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya advertía de que la ubicación sobre la Península Ibérica de un potente anticiclón hace que la estabilidad del tiempo, con total ausencia de lluvias y escasos vientos, favorezca la persistencia de los contaminantes en la atmósfera. Según indicó la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, anteayer se alcanzaron en El Lauredal picos de partículas en suspensión PM10 de hasta 387 microgramos por metro cúbico, con una media en 24 horas de 106. En El Musel y La Calzada también se registraron ese día niveles muy altos.

Hay que recordar que la Organización Mundial de la Salud recomienda unos valores límite para estas partículas de solo 50 microgramos por metro cúbico como media diaria.

Los pronósticos auguran que la situación mejorará a lo largo de los dos próximos días debido a que soplarán vientos intensos de componente sur y es probable que también aparezcan las lluvias, aunque eso se espera que ocurra a últimas horas de mañana.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos