35 aviones toman el cielo de Gijón

35 aviones toman el cielo de Gijón

Miles de personas disfrutan de las acrobacias de aeronaves civiles y militares sobre la bahía de Gijón

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

35 aeronaves con representación de tres ejércitos (español, suizo y belga) han hecho esta mañana, durante casi tres horas, las delicias de miles de las personas que se concentraban en el Muro de San Lorenzo, el cerro de Santa Catalina y otros puntos de la costa gijonesa para disfrutar del XII Festival Aéreo. El espectáculo comenzó en torno a las 11.30 horas con cinco ultraligeros y dos avionetas Tampico del aeródromo de Llanera y minutos antes del medidía llegó el inicio oficial de esta multitudinaria cita estival con la bajada de los paracaidistas acrobáticos de la patrulla Papea. El encargado de aterrizar sobre la playa de San Lorenzo con la bandera de España ha sido el cabo asturiano Miguel González Rivas, natural de Ujo.

A continuación, llegaron a la bahía en formación los nueve aviones acrobáticos del equipo suizo PC-7 Team acompañados en el aire por un helicóptero Superpuma especializado en rescate alpino, sumando diez aeronaves al mismo tiempo sobre la playa, un hito en la historia del festival gijonés. El helicóptero, a continuación en solitario, hizo una demostración de pericia y capacidad de vuelo para dar paso a media hora de acrobacias del PC-7 Team que encandilaron al público presente.

Tras esta primera parte del espectáculo llegaron dos aviones históricos, uno el Bucker y un T6-Texan, que hicieron varios pases sobre la playa. Después llegó el turno de Salvamento Marítimo con un avión Casa CN-235 y el Helimer Cantábrico, que representaron un rescate en el mar cerca de la línea de playa.

Dos F-18 españoles y un F-16 belga hicieron una exhibición con la velocidad como protagonista. También pasaron por Gijón dos helicópteros de Bomberos de Asturias.

El vuelo acrobático civil llegó de la mano de Jorge Macías a los mandos de un Extra 200. El broche a la jornada lo puso la siempre esperada Patrulla Águila, que ofreció una tabla con número renovados respecto a otras ediciones y se despidió de Gijón dibujando en el cielo los colores de la bandera de España.

A las dos bajas ya conocidas en la víspera (la del OV-10 Bronco que debía llegar de Francia y las del A-1 Skyrider, que no pudo volar desde Burgos), se sumó, a última hora, la del Airbus A-400-N, una moderna nave de transporte y abastecimiento de reciente adquisición por el Ejército del aire. El único avión de este modelo que hay en España tenía prevista salida esta mañana desde Zaragoza, pero incidentes técnicos llevaron, por razones de seguridad, a cancelar su presencia en el festival.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos