El PSOE de Gijón cifra en dieciséis millones el coste de las ayudas a fachadas sin presupuestar

Los concejales del PSOE, en su visita a Portuarios.
Los concejales del PSOE, en su visita a Portuarios. / A. GARCÍA

Critica el retraso en el inicio de las obras de reforma de Portuarios, que no han empezado tres meses después de elegirse a la constructora

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

El portavoz del grupo municipal socialista, José María Pérez, cifró ayer en 16 millones de euros el importe total de las ayudas a fachadas pendientes de aprobación por parte de la junta de gobierno. Corresponden a las 481 solicitudes presentadas por las comunidades de vecinos, antes de que el 31 de diciembre el Ayuntamiento de Gijón dejara en suspenso la admisión de nuevas peticiones hasta que se aprueben unas nuevas bases ajustadas a lo requerido por la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias. Pérez recordó que en la actual situación de prórroga este programa carece de presupuesto, al igual que los compromisos adquiridos para la rehabilitación integral de Portuarios, Monteana y la Obra Sindical de Contrueces, además de las fases aún pendientes del poblado de Inuesa, en Tremañes. «El equipo de gobierno debería explicar cómo piensa cumplir las promesas que está haciendo a los vecinos, diciéndoles que van a empezar las obras sin que haya dinero para ello», consideró. Añadió que «tampoco había ni un céntimo para el desarrollo de estas actuaciones en el proyecto presupuestario que nos presentaron en noviembre, que no se tramitó».

El portavoz socialista, acompañado por los ediles Marina Pineda y César González, visitó ayer el barrio de Portuarios para conocer de primera mano la preocupación de los vecinos por el lento avance de la esperada reforma de los diez bloques que conforman el grupo de viviendas Nuestra Señora del Carmen. Recordó que la empresa que se iba a hacer cargo de la primera fase de obras, que afecta a 60 viviendas repartidas en cuatro bloques, fue elegida ya en octubre, «pero a día de hoy aún no hay nada empezado». Según la nueva fórmula adoptada por el Ayuntamiento para intervenir en barrios degradados, una vez hecha la selección de la constructora deben ser los vecinos los que formalicen el contrato con la empresa, «pero da la impresión de que el equipo de gobierno no tiene bien resuelto cómo hacer esta última fase, lo que solo sirve para generar más retrasos». Dada la situación de prórroga presupuestaria, señaló que «no sabemos cuál es la previsión del Ayuntamiento no solo para iniciar estas obras, sino para poder darles continuidad y abordar todas las fases que estaban previstas».

Añadió que en Monteana y Contrueces «no hay dinero consignado ni siquiera para la redacción de los proyectos, que es el paso previo a la licitación de los trabajos de rehabilitación». Y en el poblado de Inuesa «se está ejecutando la segunda fase, pero no hay dinero para continuarla y desarrollar una tercera». Por otra parte, hoy la junta de gobierno aceptará el desestimiento de 41 comunidades de vecinos a sus respectivas solicitudes de ayuda para la rehabilitación de fachadas o la supresión de barreras arquitectónicas. El equipo de gobierno dice que es algo habitual, por causas como la falta de documentación, y lo desvincula de la situación actual de este programa de subvenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos