El Ayuntamiento de Gijón confirma altos índices de contaminación nocturna en la zona oeste

E. C.

La unidad móvil instalada en El Lauredal registró este verano 14 días de excesos de polución, que no captó el Principado en la estación de La Calzada

MARCOS MORO GIJÓN.

El Ayuntamiento confirmó ayer con datos concluyentes los altos índices de contaminación nocturna de los que vienen quejándose los vecinos de la zona oeste desde hace años. La alcaldesa presentó en el marco del Consejo Sectorial de Medio Ambiente, reunido en la Quinta La Vega, las lecturas de polución que ha registrado durante todo el verano la nueva unidad móvil de control de la ciudad del aire instalada en El Lauredal. La singularidad de este dispositivo es que reporta datos directamente al Consistorio sobre los niveles de contaminación atmosférica y que no forma parte de la red de estaciones fijas de vigilancia del Principado.

Según se puso de manifiesto, con gráficas y tablas comparativas, las mediciones realizadas por la unidad móvil municipal registraron durante los meses estivales 14 días de superaciones del valor límite diario para partículas en suspensión de menos de diez micras (PM10). Dos días en julio, ocho en agosto y otros cuatro en septiembre. Este valor límite, fijado en 50 microgramos de partículas por metro cúbico de aire como promedio para un periodo de 24 horas, solo puede superarse 35 veces al año.

El Ayuntamiento registró 14 días de excesos de polución que contrastan con los datos procedentes de la estación fija de la avenida de la Argentina, en el barrio de La Calzada, gestionada por el Principado, que no captó ningún día en todo el verano valores anómalos de contaminación atmosférica.

Según explicaron por parte del Consistorio gijonés la directora general de Medio Ambiente, Clara González-Pedraz, y el jefe de servicio de Medio Ambiente, Jesús Fernández Testón, los periodos de superación registrados en la unidad de vigilancia de El Lauredal, en funcionamiento desde julio en la avenida del Cerillero, son fundamentalmente nocturnos. De hecho, indicaron que los días peores son los miércoles, jueves y viernes y madrugada del sábado. Además, cuando se producen estos episodios de contaminación de partículas PM10 coinciden con que la dirección del viento predominante es en ese momento suroeste.

El Gobierno regional estuvo representado en la reunión por una alta funcionaria, Paz Orviz, exdirectora general de Sostenibilidad y Cambio Climático y actualmente jefa de servicio de Control Ambiental. Orviz adoptó un discurso similar al exhibido recientemente por el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, reconociendo la gravedad del problema, ofreciendo una mayor coordinación en las labores de vigilancia con el Ayuntamiento y abriendo el debate sobre un posible cambio de ubicación de la estación de la avenida de la Argentina por lo equívoco de sus lecturas.

Las palabras de Lastra

Lastra dio hace diez días en la Junta General por buenas las mediciones realizadas por la nueva estación móvil gijonesa de vigilancia tal y como hizo ayer la funcionaria autonómica. «Reconozco el elevado número de superaciones del valor límite diario en la zona del parque del Lauredal», afirmó el consejero. «A 18 de agosto el valor medio para todo el periodo era de 43,6 microgramos, con un número de superaciones de 85 días sobre un total de 158, esto es, un 33%. Es cierto que esa zona necesita una actuación más firme e intensa, porque tiene valores superiores a los que estamos obteniendo en el resto de la ciudad, donde afortunadamente sí nos mantenemos en los términos de la normativa», abundó a preguntas de diputados regionales de Podemos e IU.

Lastra también puso de relieve en su intervención que los mayores picos de polución «se producen en horario nocturno», por lo que «creemos que el origen es mayoritariamente industrial».

Según destacó el edil de Xixón Sí Puede, David Alonso, asistente a la reunión del Consejo Sectorial, «el cambio de discurso del Principado es radical respecto al problema de la contaminación en la zona oeste». «Se está reconociendo que los vecinos tenían razón y el problema de las emisiones contaminantes de la industria por la noche era real», remarcó Alonso.

Batería de medidas

Desde el servicio de Medio Ambiente se informó también de que los servicios técnicos del Ayuntamiento están desarrollando un trabajo intenso y continuado en coordinación con los del Principado (administración competente), a fin de poder avanzar en soluciones reales y efectivas, con el objetivo de mejorar cuanto antes la calidad del aire y la calidad de vida de los vecinos.

En concreto, la alcaldesa y los técnicos municipales anunciaron que se van a realizar varias actuaciones para conocer el origen de la contaminación mediante estudios que analicen el recorrido, a la inversa, que realizan las partículas; así como un ejercicio que permita conocer la fiabilidad de los datos recogidos por la Unidad Móvil.

Otra medida será la elaboración de un análisis de los episodios de niveles altos de PM10 mediante «técnicas de simulación de trayectorias y retrotrayectorias», a fin de establecer el origen de las partículas y el recorrido que hacen para llegar a la estación del Lauredal.

Asimismo, se avanzó que se efectuará un ejercicio de intercomparación del analizador PM10 de la unidad móvil con el método gravimétrico, a fin de comprobar la fiabilidad de los datos ofrecidos. Este ejercicio se realiza como método para aplicar un la factor de intercalibración entre el método de medida de absorción de radiación beta (el de la unidad móvil) y el método oficial (gravimétrico).

Además, con la colaboración de la unidad móvil del Principado se comprobará la influencia del viento, pues se situará en una ubicación que recoja partículas en dirección nordeste.

Más noticias

Fotos

Vídeos