El Ayuntamiento de Gijón dedicará 36.000 euros a la compra de bicicletas adaptadas

Ejemplos de los dos tipos de bicicletas adaptadas que recoge el contrato. / E. C.

Adquirirá cuatro, de dos modelos. Unas tendrán una plataforma para subir sillas de ruedas y las otras permitirán sentar a una persona frente al manillar

I. VILLAR GIJÓN.

«Ofrecer a personas con movilidad reducida o con discapacidades intelectuales o sensitivas la posibilidad de desplazarse en bicicleta por la ciudad de manera confortable y segura, con la ayuda de una persona adulta acompañante». Es el objetivo del contrato que el Ayuntamiento acaba de sacar a licitación y con el que pretende atender lo que, más que una necesidad, considera «un derecho». La intención es adquirir cuatro bicicletas que permitan contar con una alternativa de desplazamiento sostenible y ocio para las personas que, por tener limitada su movilidad, no pueden utilizar servicios municipales como el de Gijón-Bici. Cuenta para ello con un presupuesto de 36.000 euros.

La idea de incorporar estos vehículos a la oferta pública municipal partió de Paula Fernández y Álvaro Martínez, padres de una niña con una enfermedad neurodegenerativa que le impide caminar. Cuando el año pasado se puso en marcha por primera vez en la ciudad un proceso de presupuestos participativos abierto a toda la ciudadanía, plantearon la posibilidad de que Gijón contara con unas bicicletas adaptadas como las que habían descubierto en Burdeos, donde estaban disponibles para cualquiera que las necesitara. Su propuesta fue una de las diez más votadas por los gijoneses y ahora se materializa a través de una licitación que confía en que se pueda resolver pronto. «Ojalá ahora que hemos conseguido esto las empresas se presenten y en otoño estas bicicletas puedan ser una realidad. Aparte de mi hija, sé que hay muchos niños y adultos que las disfrutarían un montón», celebraba ayer Paula Fernández. «Hoy mismo fuimos de paseo por el Muro y mientras mi marido y mi hija pequeña iban en bicicleta, yo tenía que ir caminando empujando la silla de la mayor».

Se comprarán bicicletas de dos modelos diferentes. Dos de ellas contarán con una plataforma en la que se puede subir una silla de ruedas. Las otras dos llevarán un asiento incorporado al manillas, para llevar por ejemplo a personas invidentes, ancianos o niños autistas, que no usan silla de ruedas. El Ayuntamiento ultima la fórmula para ofrecer este servicio a los usuarios que lo necesiten.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos