El Ayuntamiento de Gijón defiende la seguridad vial de Somió

Señal de limitación de velocidad, en Dionisio Cifuentes. / PALOMA UCHA
Señal de limitación de velocidad, en Dionisio Cifuentes. / PALOMA UCHA

El concejal de Seguridad Ciudadana destaca que en Profesor Pérez Pimentel y Dionisio Cifuentes «no se detectan grandes excesos de velocidad» Aparicio recuerda que se propuso habilitar vías de único sentido, pero no hubo consenso entre los vecinos

P. LAMADRID GIJÓN.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, considera que las avenida de Dionisio Cifuentes y Profesor Pérez Pimentel no entrañan peligros especiales para vehículos y peatones. Tras la petición de medidas para fomentar la seguridad vial en Somió puesta de manifiesto por los vecinos de la parroquia y recogida por EL COMERCIO, el edil explicó que, en los últimos años, se habían realizado pruebas en esas vías para comprobar si los coches circulaban de forma temeraria. «No se detectaron grandes excesos de velocidad en dichas avenidas», aseguró. En este sentido, indicó que «no son los puntos más problemáticos porque hay caminos de la zona rural que no dejan de ser carreteras y cuya velocidad genérica es muy elevada». El párroco de San Julián de Somió, Luis Muiña, apuntó la posibilidad de convertir Dionisio Cifuentes, cuyas aceras son muy estrechas, en una vía de una sola dirección.

La medida de transformar algunas carreteras como ésta ya se puso sobre la mesa años atrás por parte de Obras Públicas y fue estudiada por técnicos de Tráfico, «pero no hubo consenso entre las asociaciones de vecinos», recordó Aparicio. Hubo colectivos que alegaron que esa opción aumentaría las distancias en el concejo. No obstante, el concejal apuntó que quizá serían más efectivas «otras medidas para controlar la velocidad», como demanda el colectivo vecinal. En cualquier caso, insistió en que esas dos avenidas «son rectas con mucha visibilidad».

Falta de aparcamientos

Sí coincide Aparicio en que hay déficit de plazas de estacionamiento en la zona próxima a la parroquia. «Nos han pedido más aparcamientos, pero detrás de la iglesia hay una carretera», con lo que no es posible habilitar más espacios para dejar los vehículos. El atropello que le costó la vida a Juan Fombona el pasado sábado ha generado, además de un profunda dolor, críticas por las deficiencias relativas a la seguridad vial de Somió. La queja primordial se refiere al exceso de velocidad de los vehículos que atraviesan las carreteras de la zona y a la estrechez de las aceras de Dionisio Cifuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos