El Ayuntamiento extrema el control del gasto para evitar incumplir la ley de estabilidad

La concejala Ana Braña, en el Ayuntamiento. / AURELIO FLÓREZ
La concejala Ana Braña, en el Ayuntamiento. / AURELIO FLÓREZ

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal cita a Gijón como una de las ciudades que podría superar el límite permitido

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Gijón, Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao y Córdoba. Son las ocho grandes ciudades que según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), una entidad que tiene como objetivo «velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas», podrían incumplir al cierre de 2017 la regla de gasto que impone la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad. A mediados de año, este mismo organismo ya publicó un informe en el que el Ayuntamiento de Gijón aparecía señalado como una de las administraciones locales que corrían el riesgo de incrementar su gasto por encima del máximo autorizado. Y esta semana fue su presidente, José Luis Escrivá, quien volvió a hacer referencia a esta posibilidad durante una comparecencia en la comisión de presupuestos del Congreso de los Diputados.

En una intervención que tenía como objeto hacer una previsión del cumplimiento de los parámetros de estabilidad por parte de los diferentes niveles de la administración -Estado, comunidades autónomas y ayuntamientos-, indicó que entre las 22 ciudades de más de 250.000 habitantes cuyas cuentas vigila «con cierto detalle» se incluyen «una serie de ayuntamientos que este año no van a cumplir la regla de gasto». Después de que en el turno de preguntas el diputado asturiano de Podemos Segundo González le pidiera más concreción, Escrivá leyó la lista de ocho corporaciones que corren ese riesgo, entre ellas Gijón, a las que sumó otras tres administraciones de ámbito local o provincial: la Diputación de Sevilla, el Cabildo Insular de Tenerife y el Consejo Insular de Mallorca.

Desde el Ayuntamiento de Gijón restaron ayer importancia a esta afirmación, argumentando que el Airef «siempre plantea el escenario más pesimista» y además no cuenta con la información actualizada que el Consistorio remite periódicamente al Ministerio de Hacienda. Si bien hasta dentro de unos meses, cuando se cierren las cuentas del ejercicio, no se sabrá si ha habido incumplimiento o no de la regla de gasto, el equipo de gobierno municipal admite que «es un riesgo que está ahí». Y en este sentido, aseguran desde Hacienda, en los diferentes servicios municipales se está extremando al máximo el control sobre el gasto, vigilando cualquier mínima partida que pudiera llevar a superar el tope. En los últimos años, Gijón ha rozado siempre un límite que, si se sobrepasa, obligaría a elaborar un plan económico y financiero para volver al cauce autorizado en próximos ejercicios. El Consistorio, además, quedaría bajo la tutela financiera del Principado para la gestión de sus cuentas.

El portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, manifestó su «preocupación» por los datos ofrecidos en el Congreso por el Airef y destacó que «curiosamente, la mayoría de los posibles incumplidores forman parte de eso que se ha venido llamando 'gobiernos del cambio', a los que ahora se suma Gijón».

Presupuestos regionales

Por otra parte, el portavoz de la junta de gobierno, Fernando Couto, se refirió ayer al proyecto de presupuestos para 2018 presentado el martes por el Gobierno del Principado, que recoge entre otras partidas de inversión en la ciudad 8,1 millones de euros para los accesos a la ZALIA y 1,1 para el inicio de la ampliación del Hospital de Cabueñes. Aunque eludió «entrar a discutir si lo presupuestado es mucho o poco dinero», sí indicó que «lo que importa y preocupa es que lo que se apruebe, si se aprueba, después se ejecute. Y que no haya trabas administrativas que impidan que la voluntad política se plasme en hechos».

Para el portavoz del grupo socialista, José María Pérez, «más allá de la cuantía concreta que haya para 2018, lo importante de los proyectos que aparecen en el presupuesto es lo que representan de compromiso con la ciudad para los próximos años». Puso como ejemplo la ampliación de Cabueñes, «que supondrá más de cien millones de euros y con el que se está cumpliendo el calendario que se había fijado».

Desde Xixón Sí Puede, el concejal David Alonso señaló que «ya van tres años en los que mete en el presupuesto dinero para los accesos a la ZALIA que no se llega a ejecutar. Esperemos que no vuelva a pasar, porque ahí sin accesos no habrá nada».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos