El Ayuntamiento de Gijón rescata las concesiones de los garajes del Parchís y Castilla por la crisis de Ceyd

El Ayuntamiento de Gijón rescata las concesiones de los garajes del Parchís y Castilla por la crisis de Ceyd
JOAQUÍN PAÑEDA

El acuerdo también afecta al de la plaza de Compostela, que había sido adjudicado a la constructora, en liquidación desde 2016

IVÁN VILLAR GIJÓN.

La junta de gobierno ha iniciado los trámites para poner fin a los contratos de concesión de tres aparcamientos subterráneos para residentes adjudicados a la constructora Ceyd. Son los situados bajo el Parchís, la avenida de Castilla y la plaza de Compostela (frente a la Milagrosa). La empresa, cuyos derechos de explotación sobre estos garajes se extiende hasta 2053, entró en liquidación en 2016.

La operación supondrá un coste de 86.000 euros para las arcas municipales. Si bien en dos de los garajes la concesionaria debe abonar al Ayuntamiento de Gijón deudas pendientes o futuras, en el tercero será el Consistorio quien indemnice a la empresa por impedirle amortizar las inversiones realizadas. Los 374 usuarios de estas plazas no se verán afectados por esta decisión. Las conservarán en las mismas condiciones y con los mismos derechos, hasta que dentro de 35 años deban revertirlas al Ayuntamiento.

La decisión no afecta a los usuarios, que mantendrán las plazas sin nuevas condiciones

El más antiguo de los tres garajes es el de la plaza de Compostela, que no obstante tiene el plazo de concesión más amplio. El derecho para construir y explotar durante 50 años este aparcamiento subterráneo le fue adjudicado a Ceyd en 2001, junto al contrato para urbanizar la avenida de Schultz -por el que el Ayuntamiento pagó 3,2 millones, más 90.000 para reponer la superficie de la plaza de Compostela tras las obras del garaje-. La constructora fue la única que se presentó a este concurso, según llegó a afirmar el entonces concejal de Urbanismo, Jesús Morales, porque «las demás veían dificultades en rentabilizar el parking subterráneo». Su oferta contemplaba «cero euros» de canon al Ayuntamiento. Ceyd construyó 55 plazas de aparcamiento, cuyos derechos de uso vendió a particulares a razón de 8.400 euros por plaza para todo el periodo de la concesión (50 años). Además adecuó bajo las rampas de acceso y salida una veintena de trasteros, que le reportaron ingresos adicionales al margen del contrato. El Ayuntamiento entiende que la actual situación de la empresa representa un motivo para rescindir el contrato de 2001. Y añade que esta reversión anticipada de la concesión no supone perjuicio alguno para la constructora, pues ha obtenido todos los ingresos a los que podía aspirar. Al contrario, considera que es el Ayuntamiento el que debe ser compensado por el IBI que debería percibir en los próximos 36 años, que cifra en 44.890 euros. Para resarcirse, el Consistorio se incautará de los 6.010 euros entregados en su momento en concepto de garantía. La cantidad que aún deberá desembolsar Ceyd «por daños y perjuicios», será por tanto de 38.880 euros.

IBI futuro

En el Parchís la concesionaria invirtió 2,8 millones de euros en la construcción del garaje y 700.000 en la reurbanización de la superficie. La venta de derechos de uso de sus 238 plazas -para los 40 años de vigencia de la concesión- le reportó 6,9 millones en ingresos, a un precio de 29.000 euros cada una. De nuevo, poner fin al contrato de forma anticipada no genera perjuicio a la empresa. Y como en el caso anterior, el Ayuntamiento entiende que debe ser resarcido por los 96.841 euros que dejará de ingresar por el IBI.

Pero aquí, además, Ceyd tiene varias deudas con el Ayuntamiento. La más importante, el impago de los 300.000 euros del canon. Como en 2015 se aceptaron 19 plazas del aparcamiento de la avenida de Castilla como garantía de los pagos pendientes, esa deuda se reduce a 143.544 euros. Sumados al IBI que se perderá en el futuro, suponen 240.385 euros. Como parte del pago, se incautarán los 143.452 euros del aval constituido en 2008. Pero aún quedarán por cobrar otros 96.933.

El aparcamiento de la avenida de Castilla fue desde el principio el más problemático. Se adjudicó en 2009 para 300 plazas, divididas en dos plantas. Diez meses más tarde, el contrato se modificó para reducirlo a 159 plazas en un solo nivel. Y en nueve años Ceyd solo logró colocar a particulares 81 plazas, once de ellas tras bajar el precio de 24.000 a 17.500 euros. Aún siguen vacías 78, entre ellas las 19 entregadas en prenda al Ayuntamiento por las deudas en el Parchís.

Como en los otros casos, el Ayuntamiento reclama el IBI de los próximos 35 años (70.018 euros). Pero pide además 31.860 euros por los gastos de comunidad que tendrá que afrontar como propietario de las 59 plazas sin dueño -excluidas las 19 entregadas como garantía- durante los tres años que pueden transcurrir hasta que logre enajenarlas. Por otra parte, entiende que Ceyd tiene derecho a ser compensado con 324.293 por no haber tenido tiempo a amortizar toda su inversión, al no haber vendido esas plazas. Si se resta lo que la empresa debe pagar al Consistorio, el resultado es que la concesionaria tendrá que ser indemnizada con 222.414 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos