El Ayuntamiento solicita anular los acuerdos del patronato de Cajastur desde diciembre

El consistorio ya ha registrado la demanda contra este órgano por su rechazo a incorporar como representante de Gijón a la abogada Marta Rodil

I. VILLAR GIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón ha remitido a los juzgados de Primera Instancia de Oviedo una demanda contra la negativa de la Fundación Cajastur a nombrar a la abogada Marta Rodil como miembro de su patronato en representación del Consistorio gijonés. En su escrito, además de pedir el nombramiento de Rodil como patrono, reclama la nulidad de todos los acuerdos adoptados por ese órgano desde diciembre de 2016. Entiende que en esa fecha la letrada ya podía haber entrado a formar parte del patronato y por tanto «se han vulnerado sus derechos de asistencia y voto». Si esta petición no fuera atendida, el Ayuntamiento plantea de forma subsidiaria la anulación de los acuerdos desde el 24 de febrero, fecha en la que se celebró la reunión que descartó la entrada de Rodil en ese órgano.

El Pleno, con los votos a favor de Foro y Xixón Sí Puede, aprobó designar a la abogada como representante municipal en la fundación el 16 de noviembre. El 24 de noviembre se comunicó ese acuerdo a la entidad, que cuatro días después emitió acuse de recibo e inició los trámites de cumplimentación de los requisitos exigidos en sus estatutos para ocupar este cargo. El 5 de diciembre la Secretaría General del Pleno remitió la documentación presentada por Rodil al secretario de la fundación bancaria, que la recibió dos días después. «Hubo tiempo más que suficiente para que el nombramiento fuera incluido en la sesión que iba a celebrarse en la segunda quincena de ese mes», algo que no ocurrió. En esa reunión sí se aprobó la incorporación de Jaime Montalvo como patrono en representación de la Junta General del Principado, pese a que su designación por parte del Parlamento regional se produjo dos días después de que el Pleno de Gijón hiciera lo propio con Marta Rodil. «Se ha vulnerado el principio de igualdad constitucionalmente reconocido», llega a afirmar el letrado municipal en su escrito de demanda.

Mala fe

El Consistorio entiende que «ha existido mala fe de la Fundación, que solo pretendía privar al representante del Ayuntamiento del ejercicio del cargo para el que había sido propuesto, sobrepasando manifiestamente los límites normales del ejercicio de su derecho a incluir esa propuesta de nombramiento en el orden del día de la primera reunión que celebrase. Hubo evidente daño a los intereses de la persona designada y de la entidad a la que representa».

El 24 de febrero, finalmente, el patronato rechazó el nombramiento de Rodil, una decisión que ha creado controversia también en el seno de ese órgano. No todos sus miembros participaron en la sesión adoptó el acuerdo, para el se requería el voto favorable de la mayoría absoluta de los patronos con cargo vigente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos