«Una baja participación en la asamblea iría contra los intereses del Grupo»

Antonio Corripio, en su despacho del Grupo. /PAÑEDA
Antonio Corripio, en su despacho del Grupo. / PAÑEDA
Antonio Corripio Presidente del Real Grupo de Cultura Covadonga

«Queremos saber si las doscientas personas que abandonaron la de julio son representativas del sentir general del socio»

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Los socios del Grupo Covadonga están convocados hoy a una asamblea con doble objetivo. Por un lado, aprobar los presupuestos para el año en curso, cuya primera versión fue rechazada en abril. Por el otro, pulsar el grado de confianza de los grupistas en su presidente y su junta directiva. Todos dejarán sus cargos si las cuentas, que han sido revisadas de acuerdo con lo expresado por los socios en la asamblea celebrada hace cuatro meses, no salen adelante.

-Aunque la votación solo afecte a los presupuestos, ¿se trata de un 'Corripio sí o Corripio no'?

-Una entidad como el Grupo no puede continuar sin presupuestos. Y nosotros, como junta directiva, tampoco podemos seguir sin el apoyo y la confianza de los socios. No hemos hecho nada lo suficientemente grave como para tener que dimitir, pero tampoco vamos a atrincherarnos en los puestos. Si por segunda vez no se aprueban las cuentas, es porque no hemos conseguido llegar al socio o trasladarle correctamente nuestros planes y proyectos. En ese escenario la única lectura sería que no tenemos el respaldo de los socios. Y si no podemos trabajar, o no nos dejan hacerlo, está claro que debemos irnos.

-¿No cree que es un órdago en el que tienen mucho que perder y poco que ganar?

-Creo que todo lo contrario. Tenemos muchísimo que ganar. Para nosotros la confianza de los socios es fundamental y necesitamos que nos lo refrenden. Queremos saber, por ejemplo, si esas doscientas personas que abandonaron la sala en la primera asamblea celebrada en cumplimiento de la sentencia del Supremo son realmente representativas del sentir general. Si es así, no tiene sentido que continuemos.

-¿Una baja participación iría en contra de sus intereses?

-Iría en contra de los intereses del Grupo. Pero creemos que será alta. Hemos dado todas las facilidades, convocándola un sábado, con ludoteca para dejar a los niños, con todo el día para participar en la votación, que estará abierta al menos seis horas y como mínimo hasta las ocho y media... Y además con urnas, para que nadie se sienta presionado a la hora de votar en un sentido o en otro. Nuestro deseo, claro, es que haya una participación masiva. Aprobar los presupuestos es el hito más importante del año, porque es dotar a la entidad de los recursos para poder funcionar. Y cuantos más votantes haya, más se diluirá cualquier interés particular y más legitimado estará el resultado que se dé.

-¿Qué le diría a quien dude si acudir o no y del sentido de su voto?

-Que venga a escuchar y que vea lo que hemos conseguido en estos dieciséis meses en cuanto a temas de contratación de proveedores y personal, de transparencia, de gestión de los cursillos... Hay medidas que han venido para quedarse. Ya es imposible por ejemplo imaginar que la junta directiva no someta a la asamblea la incorporación de nuevos socios. Hay aspectos en los que queremos que el Grupo pase del siglo XIX al XXI, y eso a veces provoca erosiones. Siempre existe una resistencia al cambio, que es contra lo que estamos peleando ahora. Pero lo que estamos haciendo es cumplir aquello por lo que nos votaron. Esta junta está legitimada por las urnas y lo que nos gustaría es tener cuatro años para aplicar nuestro programa.

-¿Qué cambios hay en el nuevo presupuesto con respecto al presentado en abril?

-Atendiendo a lo que se dijo en esa asamblea, renunciamos a la entrada de nuevos socios y tampoco crecerá el endeudamiento. Debido a eso, la subida de cuotas no será del 3,9%, sino un 1% más. Pero entendemos que es perfectamente asumible, porque irá de 57 céntimos en el caso más bajo a 1,15 euros. Queremos cerrar la tendencia negativa de pérdidas y lograr este año un resultado 0, manteniendo la misma calidad de servicios y de prestaciones. Gastamos menos y gastamos mejor. Y no hay que olvidar que por el mismo importe por el que los socios disfrutaban de dos sedes, ahora tienen cuatro. La oferta ha crecido.

Más noticias

Fotos

Vídeos